Josep Antoni Duran i Lleida asegura que no dejará su escaño en las Cortes Generales a pesar que Mas le lanza un guante

stop

El político ilerdense asegura que con el nuevo equilibrio de fuerzas, CiU no será la muleta de Zapatero

01 de diciembre de 2010 (12:29 CET)

A pesar del guante que esta mañana la ha lanzado Artur Mas durante una entrevista en RAC1, Josep Antoni Duran i Lleida asegura que “no tengo planeado dejar el escaño” en el Congreso de los Diputados. El ilerdense ha señalado que tiene pendiente una conversación con el futuro President, pero para hablar de la composición del Govern y la representación que deberán tener los democristianos de Unió.

Respondiendo a los rumores de las últimas horas, Duran ha garantido que la victoria de CiU en Catalunya no cambia la relación con el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero porque su responsabilidad es la misma que antes del 28-N. “Intentaremos acuerdos donde se pueda, pero sin complicidades”, ha manifestado dejando claro que el papel de la federación en las Cortes Generales será “ayudar a tirar adelante este país de la crisis evitando ser la muleta de Zapatero”.

A su vez, Mas ha recordado que Duran es uno de los políticos más bien valorados del país y que esto concuerda con su idea de configurar “el gobierno de los mejores”. Con todo, no ha confirmado ni desmentido los rumores que señalan a Oriol Pujol en Madrid y el ilerdense en Catalunya, como tampoco no ha querido debatir nombres para las “12 Conselleries que tendrá como máximo el futuro Ejecutivo catalán”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad