Junts pel Sí aprueba todas las condiciones de la CUP 

stop

La formación antisistema someterá a votación la propuesta en la asamblea que celebrará el próximo 27 de diciembre en Girona con la idea de que Mas protagonice una "presidencia de transición"

Artur Mas y Antonio Baños en el Parlament / EFE

Barcelona, 22 de diciembre de 2015 (12:33 CET)

Junts pel Sí ha alcanzado un acuerdo interno con un programa de gobierno que entrega a la CUP, y que recoge la casi totalidad de las condiciones de la formación anticapitalista. Tras varias semanas intensas de negociación, se ha elaborado un documento que la formación antisistema deberá someter a votación en la asamblea que celebrará en Girona el 27 de diciembre.

El candidato de la coalición, Raül Romeva, aclara que se trata de "una propuesta de acuerdo" y que ahora están a la espera de la respuesta de CUP. Este lunes se ha dejado el documento prácticamente listo y este martes se han perfilado los últimos flecos.

Es una propuesta que la propia CUP presentará también en las próximas horas, pero que deberá validar la militancia de la formación anticapitalista.

Una "presidencia" de cuatro dirigentes

El acuerdo para por una "presidencia" de cuatro dirigentes, según Romeva, en la que Artur Mas será "presidente", pero acompañado de tres "presidentes de comisión de gobierno". Una idea que busca el sí de la CUP, tras su reiterada negativa a que Mas siga al frente de la Generalitat. Se trata de una "presidencia de transición".

En el documento final, tras las duras negociaciones, figura también que Mas se someterá a una moción de confianza transcurrido un año, en función de los compromisos adquiridos, y de la hoja de ruta soberanista que se ha fijado.

Proyectos pedientes del "proceso constituyente"

Algunos proyectos vitales para el Govern en la anterior legislatura se someten a la consideración del "proceso constituyente", del avance del proceso, una vez Mas ya sea presidente. Entre ellos figura el proyecto de Barcelona World, cuyo plan director urbanístico se deja "en suspenso". También se cuestiona la privatización de ATLL, y se asegura que dependerá de ese proceso constituyente, aunque desde una primera premisa, y es que Junts pel Sí defiende "el modelo público de gestión".

También se incorpora un plan de choque contra la pobreza, de 270 millones de euros, en la línea de lo que pedía la CUP.

Ahora bien, todo queda ahora sometido a la votación de la CUP este domingo, en una asamblea que se celebrará en Girona. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad