Josep Costa y Elsa Artadi, de Junts per Catalunya, en una rueda de prensa en el Parlament, el 3 de septiembre de 2018. Foto: EFE/AG
stop

El vicepresidente del Parlament, Josep Costa, avisa de "consecuencias graves" si la Fiscalía mantiene la acusación de rebelión

Economía Digital

Josep Costa y Elsa Artadi, de Junts per Catalunya, en una rueda de prensa en el Parlament, el 3 de septiembre de 2018. Foto: EFE/AG

Barcelona, 09 de septiembre de 2018 (20:13 CET)

El independentismo reacciona en tono desafiante ante la noticia de que los cuatro fiscales encargados de dirigir la denuncia pública contra los líderes independentistas mantendrán la acusación de rebelión. Desde el Parlament, el vicepresidente primero Josep Costa amenaza a la Fiscalía con "consecuencias" de ser este el escenario.

El diputado de JpC avisó de que una posición de este talante cerraría las puertas a cualquier "escenario de diálogo y distensión" con el Gobierno. Costa defiende que los soberanistas procesados no cometieron los delitos que les achaca la Justicia, y amenaza con que sería "una línea roja que tendría muchas consecuencias y muy graves"

Costa manifestó que habrá una respuesta "muy contundente" si se confirma la información que publicó el domingo El País, en la que indica la intención de los fiscales por mantener vigente las acusaciones por rebelión contra los miembros del ex Govern de Carles Puigdemont procesados por su implicación en el "procés".

Junts per Catalunya teme lo presuntamente inevitable

El diario puso a circular la noticia la mañana del domingo, y en la tarde fuentes del Ministerio Público la confirmaron a Europa Press, señalando que la llegada de la nueva fiscal general del Estado, María José Segarra, y el cambio en la cúpula de la Fiscalía "no ha conllevado nuevas instrucciones" para los fiscales.

Así las cosas, los fiscales (Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Fidel Cadena y Jaime Moreno) mantendrán en su informe que la instrucción del magistrado Pablo Llarena confirmó los extremos incluidos en la querella inicial contra los imputados, presentada el 30 de octubre.

Esto quiere decir que se mantendrá la acusación de rebelión para los soberanistas en prisión que han sido procesados por este delito, entre los que se encuentra el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

El abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, no se mostró sorprendido: "Nosotros siempre hemos considerado que la Fiscalía mantendrá la solicitud de pena máxima por rebelión", afirmó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad