Krugman desdeña ahora al Gobierno griego de Tsipras

stop

NEGOCIACIONES SOBRE GRECIA

Angela Merkel, Alexis Tsipras y François Hollande

Barcelona, 20 de julio de 2015 (13:44 CET)

Rectificar es de sabios. Y el sabio Paul Krugman, un icono del progresismo norteamericano, no ha dudado en ejercer su papel. Asegura el Premio Nobel de Economía que ha "sobrevalorado" la capacidad del Gobierno griego de Alexis Tsipras en la negociación con las autoridades europeas.

En una entrevista en la CNN, Krugman ha afirmado que creía que Tsipras podía tener un plan alternativo: "Esperaba al menos un plan para poder decir: 'Esto es lo que haremos si no obtenemos el rescate'. Me sorprende que pensaran que podían mejorar las condiciones sin tener un proyecto alternativo detrás y he podido sobrevalorar la capacidad del Gobierno griego", afirmó el Nobel de Economía.

Partidario del 'no' en el referéndum

Pese a ello, la tesis principal de Krugman no varía. Es la que comparten la mayoría de expertos, según la cual Grecia no podrá pagar la gigantesca deuda y en algún momento se deberá tomar una decisión drástica, o una quita importante, o la salida del euro. El economista se mostró partidario del 'no' en el referéndum griego que convocó Tsipras, y sostiene ahora que las nuevas ayudas europeas sólo servirán para lograr "una pausa", y que la salida del euro acabará siendo inevitable. "Creo que no van a poder hacer frente a esa gigantesca deuda y tendrán que irse", ha sentenciado.

El problema para Krugman es el programa económico de las autoridades europeas, que siguen apostando por las políticas de austeridad. "La estrategia sigue siendo la misma, recortes y más recortes, y la estrategia de la austeridad ya hemos comprobado que no ha funcionado y no va a hacerlo ahora", ha insistido.

Salir del euro sin traumas

La idea de este economista es que Grecia debería abandonar el euro, y si se iniciara una recuperación, --podría devaluar, y favorecer las exportaciones, cosa que no puede ahora-- podría servir como un modelo para otras situaciones.

El hecho favorable en este caso, es que Grecia no supone más del 2% de la economía europea, y, por tanto, la salida del euro no comportaría un efecto sistémico, pero nadie, ni Alemania, pretende comprobar esa cuestión teórica. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad