Acampada frente al edificio histórico de la Universidad de Barcelona. Foto: Efe

La acampada independentista en Barcelona se rompe

stop

Los jóvenes de ERC y Arran se marchan de la plaza Universitat entre acusaciones de haber robado 40.000 euros

Barcelona, 09 de noviembre de 2019 (20:59 CET)

La acampada de estudiantes independentistas en la Plaza Universitat se ha roto. Había sido convocada de forma indefinida desde el pasado 30 de octubre para reivindicar la libertad de los políticos presos, pero muchos han decidido retirar sus tiendas de campaña y seguir su movilización en otro tipo de protestas.

De hecho, la mayoría de jóvenes han seguido la iniciativa de las juventudes independentistas de ERC y Arran y han desalojado el lugar. Estos eran los que habían alquilado el escenario y se encargaban de la cocina, la información y otros aspectos organizativos, por lo que el espacio ha quedado muy vacío. Además también habían organizado una caja de solidaridad que había logrado 40.000 euros de recaudaciones y que han retirado tras su marcha. 

Los que ahora han quedado delante del edificio histórico de la Universidad de Barcelona consideran que las juventudes pertenecientes a los grupos políticos independentistas les han robado su dinero y que además se han marchado por fines políticos.

Actualmente, son unos sesenta manifestantes los que permanecen en la plaza, cortando algunos carriles de circulación. Precisamente delante de ese espacio se situará uno de los puntos de votación este domingo.

Los acusados desmienten que hayan robado el dinero

Sin embargo, los acusados ya han negado por las cuentas oficiales de la protesta que hayan cometido tales hechos. Los que se autodenominan Generació14O han asegurado que “todo el dinero se ha destinado íntegramente a entidades -ninguna de ellas organizaciones juveniles ni políticas- que defienden jurídicamente a los más de 500 detenidos" por los altercados tras conocerse la sentencia del procés.

Desde otra de las cuentas oficiales, se ha dejado de pedir donaciones y se ha agradecido la solidaridad de los donantes.

Arran, por su parte, también ha desmentido las acusaciones en un comunicado en el que asegura que “nunca” cogerían dinero “de un espacio colectivo y transformador, que quiere destinarlo a causas antirrepresivas”.

Ahora, los que todavía ocupan la plaza se sienten desprotegidos e inquietos por la retirada de la mayoría y creen que podrían ser desalojados próximamente. Por el momento, no esperan despejar la zona hasta terminadas las elecciones del domingo 10 de noviembre.

La indignación de los jóvenes aún acampados

La recaudación de 40.000 euros que se había logrado desde el primer dia de la manifestación ha desaparecido inusualmente para los que siguen allí, que muestran su indignación y señalan que "no sabemos dónde está el dinero ni cómo se ha administrado. Sentimos que nos han robado a nosotros y a las personas que habían hecho las donaciones", según indicaba una de las estudiantes que permanece en Plaza Universitat.

"La gente no ha donado dinero porque estuvieran las juventudes de ERC o Arran. Ese dinero no es de nadie, es del pueblo y de los que estamos aquí", protestaba otro joven de la acampada. 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad