La acampada "por la república" en el centro de Barcelona ya dura más de dos meses. Foto:ED

La acampada independentista en la plaza Cataluña ya dura más de dos meses

stop

Independentistas y 'sin techo' conviven desde hace dos meses en el centro de Barcelona, donde no está previsto el desalojo pese a existir una orden

Carla Riverola /Efe/ Economía Digital

La acampada "por la república" en el centro de Barcelona ya dura más de dos meses. Foto:ED

Barcelona, 04 de abril de 2018 (18:35 CET)

La Plaza de Cataluña de Barcelona acoge dos acampadas reivindicativas de signo diverso desde hace más de dos meses. Una reclama la república catalana y otra la protagonizan las personas sin hogar que piden una vivienda digna. Tras sesenta días compartiendo plaza y sin una fecha de desalojo definitivo en el horizonte, han aparecido los primeros roces.

Su estancia puede dilatarse. Ambos colectivos aseguran que se quedarán hasta que puedan, ya que fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han señalado que un eventual desalojo corresponde a los Mossos d' Esquadra y no a la Guardia Urbana.

Los independentistas, entre quince y treinta personas en función del día, llevan 64 jornadas acampados. Una de las activistas, Marta Claver, ha explicado que pretenden quedarse "hasta que haya república", aunque reconoce que, en realidad, "no será así, porque podrían pasar años".

El Ayuntamiento se lava las manos y dice que el desalojo corresponde a los mossos

"Lo que sí aseguramos es que estaremos aquí, como mínimo, hasta que se haga caso de lo que el pueblo ha votado y hasta que se nos escuche", añade Claver, que explica que los mossos les hicieron llegar una orden de desalojo –que finalmente no se ejecutó– cuando llevaban solo unos días.

Sant Jordi podría significar un paréntesis. La activista apunta a que en el día de Sant Jordi, el 23 de abril, es "posible" que se produzca un desalojo. El motivo es que durante dicha jornada la plaza de Catalunya se llena de platós de medios de comunicación que hacen programas especiales y de paradas de libros y rosas.

Roces entre los campistas

El colectivo de personas que reclaman una vivienda digna, por su parte, lo componen unas 50 personas de varias nacionalidades. Uno de ellos, que se identifica tan solo como Germán, ha explicado que reclaman "una casa digna, atención médica y, en definitiva, las necesidades básicas de cualquier persona".

También reconoce que no van a poder acampar "permanentemente", sino que es algo "circunstancial". No obstante, sí ha asegurado que, si le desalojan, se pondrá "en un lugar visible con un cartel reclamando derechos humanos".

Por su parte, Germán acusa a los independentistas de "pensar solo en sus intereses políticos y no en las personas que tienen al lado".  Afirma que "solo miran" como los sin techo se pelean con grupos que les atacan y no les quieren dar comida para que no vayan todos los días a pedir. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad