La cobertura de las vías de Sants dividirá Barcelona

stop

Gestión de infraestructuras

Miguel Ángel Remacha, Jordi Prat, Antoni Vives y Marc García

19 de julio de 2011 (16:31 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona, con el apoyo del Ministerio de Fomento, la Generalitat y ADIF, iniciará a partir del 4 de agosto las obras para la cobertura del acceso ferroviario de la estación de Sants. Este proyecto, que tiene un coste total de 6,5 millones de euros, supondrá una desconexión en la red ferroviaria entre Sants y Hospital de Bellvitge y entre Sants y l'Hospitalet de Llobregat.

“Este corte ferroviario es el más importante de Catalunya y tomamos conciencia que afectará a más de tres millones de personas a las que queremos pedir disculpas”, ha subrayado en la presentación de este plan el teniente alcalde de Habitat Urbà del Ajuntament de Barcelona, Antoni Vives. El objetivo principal de este proyecto es cubrir las vías de tren y crear un paso verde metropolitano que ofrezca una mayor calidad y mejor acceso a la estación de Sants.

“Con esta desconexión de la líneas de cercanías también se permiten otras obras para mejorar la red ferroviaria de Barcelona como la sustitución de la catenaria flexible actual por una rígida que presenta muchas más ventajas en su mantenimiento y reduce el riesgo de incidencias”, según ha señalado el delagado para la coordinación ferroviaria del Ministerio de Fomento de Catalunya, Jordi Prat.

Trayectos alternativos


El inicio de estas obras supone una división en el núcleo de cercanías entre la zona norte y la sur de la Ciudad Condal, lo que significa una desconexión en la terminal del Hospital de Bellvitge y l'Hospitalet de Llobregat. Así, las líneas de cercanías que finalizan en estas dos estaciones modificarán su trayecto. Los destinos cambiarán hacia otras estaciones que tengan acceso a las líneas de metro y ferrocarril de Barcelona.

La conexión a la estación del aeropuerto de El Prat también se verá afectada por las obras ofreciendo a los viajeros dos nuevas posibilidades de llegada: un tren desde El Prat de Llobregat y un autobús desde Sants.

Sin embargo, los usuarios de estas líneas “deberán ser pacientes y salir con antelación” porque tendrán que esperar una media de 45 minutos para los trayectos de largo recorrido y unos 20 minutos para los tramos de cercanías y regionales.

Prioridad informativa

Del coste global de este programa, cinco millones de euros se destinarán a un servicio especial de información para los afectados por los cortes de las líneas de cercanías. De este modo, a partir del 20 de julio se repartirán en todas las estaciones afectadas folletos informativos previos al inicio de las obras para dar a conocer los cambios que los usuarios de Renfe padecerán en agosto. El ayuntamiento colocará también carteles en las estaciones y trenes y avisará por megafonía de los cortes realizados y las alternativas ofrecidas al viajero.

Este servicio informativo se reforzará con 104 centros de información nuevos, más de 300 personas contratadas, y una campaña de señalización especial con el uso de 600 elementos indicativos que marcarán los trayectos hacia las conexiones con las líneas de metro y ferrocarril de Barcelona para que los usuarios lleguen a su destino lo antes posible.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad