La "conveniente ceguera" que permitió el desfalco

stop

El fiscal carga contra la alta sociedad que permitió a Millet realizar sus fechorías

24 de octubre de 2013 (13:27 CET)

El fiscal Emilio Sánchez Ulled asegura en su escrito de calificación del caso Palau que el desfalco de la institutición cultural se produjo gracias a una "conveniente ceguera" de la alta sociedad que frecuentaba la institución.

En su escrito, indica que Millet --autor confeso del desvío de fondos-- se sirvió del "arraigo histórico y el merecido prestigio cultural" del Orfeó en la sociedad catalana para cometer sus fechorías. El fiscal observa en ese escenario "un círculo socio-económico y político ensimismado, donde intereses compartidos de todo tipo convergieron en una conveniente ceguera frente a cualquier asomo de irregularidad".

Los gastos

Millet y Montull, a los que el fiscal pide 27 años de cárcel, asegura que ambos desviaron 3,7 millones de euros para realizar obras en sus respectivos domicilios con fondos del Palau. El mecanismo consistió en contratar a los mismos proveedores con los que se realizaban trabajos en el edificio modernista y cambiar posteriormente el concepto y el beneficiario.

También les acusa de haber desviado un millón de euros a través de facturas falsas a socedad creadas y administradas por sus esposas. La "soltura depredadora" de los acusados no acaba ahí, según el fiscal. Cargaron a la entidad 164.000 euros por los enlaces de las hijas de Millet, 648.000 euros en viajes o 20.000 euros en la publicación de un libro de Montull.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad