La cumbre anticrisis de Mas, en el aire por la batalla partidista

stop

DEBATE EN EL PARLAMENT

Artur Mas, en el pleno del Parlament de este miércoles./EFE/Toni Albir

13 de marzo de 2013 (21:22 CET)

El Parlament ha votado este miércoles una resolución del PSC a favor del derecho a decidir, que ha recibido el apoyo de CiU, ERC e ICV, con una mayoría de 104 diputados. El primer secretario del PSC, Pere Navarro, quiso llevar al Parlament la misma resolución que los socialistas catalanes votaron en el Congreso, y que provocó, por primera vez, la ruptura de la disciplina de voto en el grupo parlamentario del PSOE. Con esa legitimidad, a pesar de recibir críticas feroces del PP y de Ciutadans, que criticaron a Navarro por su papel de “tonto útil” de CiU y del nacionalismo, Navarro se ha sentido fuerte y ha revelado una reunión con el president Artur Mas. En esa entrevista, de este mismo miércoles, Navarro ha emplazado a Mas a tomarse muy en serio la cumbre social, anticrisis, prevista para este sábado.

Los socialistas quieren marcar la agenda política, desde el convencimiento de que han hecho lo correcto respecto al derecho a decidir. El PSC, entiende su dirección, ha cumplido, y ha llevado su compromiso, incluso, hasta la ruptura de la disciplina de voto con el PSOE. Pero ahora Navarro quiere acometer políticas concretas para reorientar la política económica del Gobierno.

Corresponsabilidad

Mas se ha tomado esa exigencia de los socialistas con cierta frialdad. Según fuentes socialistas, una de las reclamaciones será la de asegurar determinados servicios sociales, y no recortar en las becas-comedor, cuya reducción está afectando a muchas familias catalanas. Pero las exigencias de reducción del déficit de la Generalitat, que Mas recuerda una y otra vez, dificulta mucho el cumplimiento de esas peticiones.

El propio presidente catalán ha pedido a la oposición que adopte una actitud “de corresponsabilidad” en esta cumbre y que, especialmente, tenga en consideración las dificultades de tesorería de la administración catalana.

¿Entonces, qué se puede hacer en esa cumbre anticrisis? La oposición recuerda la primera cumbre entre todos los agentes políticos y sociales, justo después de la elección de Artur Mas como presidente de la Generalitat a finales de 2010. Fue ya en 2011, y Mas se acogió a un primer documento elaborado por su consejo asesor en materia económica, el Carec, que pretendía situar sobre la mesa una serie de medidas de carácter liberalizador de la economía.

De aquella cumbre apenas se obtuvieron medidas concretas. Y a Mas le sirvió para obtener una buena fotografía, con el ánimo de ofrecer una imagen de unidad. Pero ahora nadie está dispuesto a repetir la experiencia.

La advertencia de Mas

Por ello, el propio Mas ha asegurado este miércoles en el Parlament que desconvocará la cumbre si entiende que los partidos anteponen el partidismo y no acuden con la voluntad de dialogar.

Pero uno de los principales agentes sociales, el sindicato CCOO, aseguró que no ha sido invitado a la cumbre, por el momento. Su secretario general, Joan Carles Gallego, ha afirmado que, en todo caso, el sindicato reclamará “un marco estable de concertación con los agentes sociales para abordar las políticas necesarias para hacer frente a la situación de crisis y profundas desigualdades que vive el país”.

Herrera carga contra los recortes "ideológicos"

Y la oposición también ha sido contundente. Según la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, Mas desea una cumbre “sin agentes económicos, sin patronales, sin sindicatos ni agentes sociales”.

El secretario general de ICV, Joan Herrera, ha reclamado que, pese a las necesidades financieras, el Govern de Artur Mas dé un viraje a sus políticas económicas y “no cierre escuelas por motivos ideológicos y que plantee una estrategia para derogar la reforma laboral”.

Por todo, la cumbre de carácter social está en el aire, y dependerá de la reacción de Mas ante esas peticiones. O una fotografía más, o un compromiso con políticas concretas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad