La cumbre anticrisis de Mas nace torcida

stop

Los sindicatos mayoritarios reclamarán que se retiren las propuestas del Carec y pronostican un “acuerdo de mínimos” y un “desacuerdo de máximos”

24 de marzo de 2011 (23:43 CET)

Cuando hoy a las 12 horas el presidente de la Generalitat, Artur Mas, inaugure la reunión anticrisis se abrirá también un debate latente sobre las diferentes fórmulas que existen de entender la política económica y de resolver la situación de aguda crisis que vive Catalunya. No hay consensos de partida y eso hace también difícil que los haya de salida. Si el jefe del Ejecutivo catalán pretende convertir esta cumbre de agentes políticos, económicos y sociales en la primera demostración de cuál es el camino por el que discurrirá la futura política económica de su gobierno, lo cierto es que se encontrará con la oposición frontal de los sindicatos, además de otras reticencias de carácter político.

El documento elaborado por los 15 expertos del Consejo Asesor para la Reactivación Económica y el Crecimiento (Carec) se ha convertido en el detonante de las diferencias. Elaborado por el organismo consultivo que preside Salvador Alemany, el informe del grupo de sabios aborda recetas generalistas sobre mercado laboral y política fiscal que quedan fuera de las competencias políticas autonómicas. Por si esa fuera una razón menor, los sindicatos añaden que el documento es un informe caduco, ultraliberal y desconocedor de la realidad económica catalana. Dicho de otra forma, mucha macroeconomía y poca conexión con la situación del tejido productivo y la política industrial

La posibilidad de que la cumbre coseche un sonoro fracaso es lo que ha llevado a Mas durante toda la jornada del jueves a mantener contactos con diferentes dirigentes políticos de la oposición y líderes empresariales. El objetivo no es otro que procurar un mínimo éxito después del empeño con el que el President ha organizado esa reunión. En una intervención ante la rama catalana de la Asociación Española de Directivos (ADE), Mas insistió ayer en que el encuentro es un test, inédito en España, según insistió, de cómo afrontar la situación de crisis.

¿Documento de trabajo o propuesta política?

Todos los esfuerzos desplegados pueden resultar inútiles si CCOO y UGT mantienen su empeño en que se retire el documento del Carec. “Es un documento descaradamente ultraliberal”, defiende Josep Maria Álvarez, secretario general de la UGT, para señalar a continuación que los sabios han pasado casi de puntillas por la situación financiera, proponen recortar derechos individuales y, sobre todo, que el trabajo del grupo que lidera Alemany no es un documento de análisis, sino una propuesta política en toda regla. “Pediremos un instrumento de concertación estable con la Generalitat --añade--, y para nosotros es suficiente con ratificar el Acuerdo Estratégico para la Competitividad”.

“No sé si lo que se pretende es privatizar o externalizar la política. En cualquier caso, [el de la Carec] es un mal documento y un mal procedimiento. No aborda los problemas reales de Catalunya ni dice qué medidas puedes aplicar con tu capacidad política”, sostiene el secretario general de CCOO, Joan Carles Gallego. En todo caso no se cierran a posibles acuerdos “de mínimos” y consideran evidente que existirán “desacuerdos de máximos”.

Sin competencias

Ambos dirigentes sindicales coinciden en que el documento que hoy defenderá Alemany tras la presentación de Mas y de su conseller de Economia Andreu Mas-Colell en la cumbre adolece de un problema básico: ha sido confeccionado en un terreno utópico. Es decir, que no se ciñe a las competencias políticas reales de la Generalitat sino que abunda en planteamientos propios del ámbito español. “Hay que entenderlo como el informe de un consejo de médicos que diagnostica cuál es la situación del enfermo y que propone un tratamiento, con independencia de a quién corresponde aplicarlo”, aseguran desde el Carec para defender su trabajo.

Pese a reconocer que el informe presentado no es neutro en sus postulados, también le reconocen la virtualidad de que bebe del espíritu del Acuerdo Estratégico anterior y que debe sensibilizar a la sociedad sobre la situación real de crisis. Uno de los 15 expertos reconoce, incluso, que las 47 páginas del documento tienen un componente “provocador” voluntariamente emanado de la Carec.

Entusiasmo patronal

En el ámbito empresarial existe una mayor comunión de ideas con los postulados de los expertos. “Mas ha hecho servir a Alemany para sus propósitos y así queda cubierto”, señala el representante de una de las tres patronales que asistirán hoy a la reunión.

Sin embargo, entre la clase dirigente del empresariado existe una cierta euforia ante los planteamientos de los expertos plasmados en el documento. Es más, habida cuenta que muchos de ellos no pueden aplicarse sin el concurso de la política española, Mas viajará el lunes a Madrid para recibir el apoyo de CEOE y Cepyme a las reformas propuestas. Ambas organizaciones se encuentran controladas ahora por el lobby empresarial catalán. Una forma de hacer posible que alguna propuesta del Carec tuviera más recorrido es que se introduzca en la negociación colectiva a instancias de las patronales.

La reunión comenzará a las 12 horas. Tras las intervenciones de Mas, Mas-Colell y Alemany tomarán la palabra cuatro o cinco representantes más del Carec en la parte expositiva del encuentro. Acto seguido se hará una pausa para comer y comenzará la fase de debate que moderará el propio Mas y que tiene previsto concluir a las 18 horas. Al encuentro han sido convocados, además de los miembros del Gobierno catalán, los siete grupos parlamentarios catalanes, los sindicatos mayoritarios, las patronales Foment del Treball, Pimec y Fepyme, así como los 15 integrantes del Carec.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad