La CUP humilla a Mas vetando a Boi Ruiz, Felip Puig y Germà Gordó para el nuevo Govern

stop

Negociaciones difíciles

La diputada de la CUP Anna Gabriel.

01 de noviembre de 2015 (12:28 CET)

La CUP sabe que es decisiva para que Artur Mas continúe siendo president y para que pueda formar un Govern que camine hacia la independencia, y lo va a hacer valer. Y es que si CDC ha dicho "o Mas o elecciones", la CUP está dispuesta a hacérselo sudar e incluso a humillar al presidenciable de Junts pel sí con una asamblea abierta para decidir si es presidente y con el veto a tres consellers.

El partido radical catalán ha puesto las líneas rojas a su apoyo a Junts pel sí. Lo ha hecho Anna Gabriel, diputada y portavoz de la CUP, en una entrevista a la Agència Catalana de Notícies, en la que ha dejado claro que la formación no quiere entrar en el futuro Govern ni va a elegir a las personas que deben formarlo, aunque ha puesto algunos vetos.

El trio de los recortes, los disturbios y la corrupción

El primero de ellos a Artur Mas, a quien insisten que no van a investir. Pero no es el único. Gabriel ha asegurado que no apoyará un gobierno con Boi Ruiz, conceller de Salud los últimos cinco años, Felip Puig, conceller de Interior en la primera legislatura de Mas y de Empresa y Empleo en la segunda, y Germà Gordó, titular de Justicia.

"Son consellers que, por sus prácticas en las consejerías, se han puesto las líneas rojas ellos solos", ha asegurado Gabriel sobre los tres vetados. La CUP ve a Ruiz como el gran responsable de los recortes en sanidad, cree que Gordó está manchado por la corrupción y reprueba que Puig no haya pedido disculpas a las personas heridas por pelotas de goma cuando era el conseller de Interior. Además, recientemente Puig ha sido muy crítico con la CUP  ante un selecto grupo de empresarios.

Dos o tres vicepresidencias colegiadas

Anna Gabriel ha insistido en la idea de la "presidencia coral", lanzada por ella misma, o por una figura presidencial con menos poder "acompañada por dos o tres vicepresidencias que visualizasen una dirección política más colegiada". Por ejemplo, la portavoz cupera ha rechazado que el presidente pueda convocar elecciones él solo y ha defendido que sea una decisión colegiada, con los vicepresidentes o con un grupo de diputados.

Perplejidad en el Govern


Como ha adelantado Economía Digital, en el otro lado de las negociaciones hay perplejidad por las exigencias de la CUP y la flexibilidad mostrada por Mas. Varios consellers, entre los que se encuentran Puig y Ruiz, han criticado que se estén haciendo concesiones ante el partido radical sin ni siquiera asegurar su gran línea roja: que Mas sea presiente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad