La CUP retira placas "monárquicas" y las deposita en el pleno del Ayuntamiento de BCN

stop

DEBATE MUNICIPAL

La placa de la Avenida Borbó, en la sala de plenos del Ayuntamiento de Barcelona

Barcelona, 07 de septiembre de 2015 (13:19 CET)

El grupo municipal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona va a lo suyo. El viernes tuvo una oportunidad para alinearse con la oposición, para dejar en evidencia a Barcelona en Comú sobre su falta de mayoría política. La alcaldesa Ada Colau se vio forzada a no convocar la constitución del consejo de administración de Barcelona de Serveis Municipals, la empresa que engloba al resto de compañías públicas del consistorio. Había un acuerdo tácito entre los grupos municipales, pero la CUP no se sumó.

Debate sobre simbología

La candidatura quiere marcar su propia agenda, y así lo ha demostrado este lunes en el pleno del Ayuntamiento. Se debatía si Barcelona debía o no formar parte de la AMI, la Asamblea de Municipios por la Independencia. Ha votado a favor, aunque la propuesta no ha salido adelante, gracias a la abstención de Barcelona en Comú. Pero la intención de la CUP era reflejar su rechazo por la simbología monárquica en las calles de Barcelona.

La CUP ha insistido en que es "urgente" sustituir esos símbolos, y como prueba ha llevado una placa de la Avenida Borbó –ver fotografía-- que ha depositado en la misma sala de plenos del Ayuntamiento de Barcelona, ante la incredulidad de muchos concejales de los distintos grupos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad