La 'diplomacia' de Mas obliga a 'Clarín' a publicar artículos soberanistas contra Nuria Amat

stop

LA CARRERA HACIA EL 27S

La escritora Nuria Amat.

en Barcelona, 24 de agosto de 2015 (22:00 CET)

A la diplomacia de Artur Mas se le atragantó el desayuno el 1 de agosto. Los cónsules de la Generalitat en Argentina se despertaron con una ingrata sorpresa: el suplemento cultural del Clarín, el diario argentino de referencia, publicaba un artículo de la prestigiosa escritora catalana Núria Amat titulado Voces catalanas críticas con la independencia.

Amat, que fue premio Ramon Llull en 2011 por su novela Amor i guerra, recordaba en las páginas de Clarín que Cataluña fue "un país abierto, plural, culto, bilingüe, solidario y demócrata". Pero lamentaba que, tras treinta años de pujolismo y recetas nacionalistas, se haya "antepuesto provincianismo a cosmopolitismo, patria a cultura, división a pluralismo, lengua a libertad, manipulación a verdad".

Libros improvisados pagados y publicados

La escritora, que también recibió  el premio Ciudad de Barcelona por Reina de América, denunciaba la "malversación de arcas" propiciada por el nacionalismo para "provocar limitación de libertades y violentos enfrentamientos". Y relataba como esa "lucha patriótica y soberanista" ha sido "utilizada por el propio Pujol para beneficio  económico personal y el de su familia".

"Las voces literarias que admiraba el mundo (…) están siendo ocupadas-tapadas por un festival folklórico perpetuo de libros improvisados pagados y publicados con todo el esplendor mediático territorial y nacionalista", añadía Amat. Y concluía que el "bilingüismo, riqueza incuestionable de nuestro país pequeño, está en proceso de ser aniquilado si nadie lo remedia".

Gabancho y Sánchez Piñol para cotrarrestar

Las opiniones de Amat no gustaron nada al cuerpo diplomático que Mas ha creado para dar a conocer sus postulados independentistas por todo el mundo. Estos embajadores del secesionismo se pusieron en contacto con Clarín y sometieron a su directora, Matilde Sánchez, a un "vendaval" de presiones hasta que lograron que ésta accediese a publicar dos artículos para contrarrestar al de Amat.

Los escritores elegidos fueron Patricia Gabancho, que es argentina, y Albert Sánchez Piñol. Ambos escritos fueron publicados en el suplemento cultural de Clarín del 17 de agosto. En el de Gabancho, titulado Dos lenguas, una identidad, la escritora argentina afincada en Barcelona defiende que la Barcelona de los años 70 relatada por Amat, capital de la edición en español y ciudad de acogida de dos premios Nobel, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa, nunca existió.

Una ciudad oscura, silenciosa y gris

"Era una ciudad oscura, silenciosa y gris", recuerda Gabancho. "Esa ciudad castigada es la que Nuria Amat, y también Mario Vargas Llosa, describen como cosmopolita y brillante". La argentina mantiene que, tras el franquismo y pese al proceso de normalización lingüística, "el prestigio siguió estando del lado del castellano, protegido por el peso de la legislación; para empezar, es obligatorio saber castellano pero no lo es saber catalán".

Patochadas anticatalanistas

Aún más dura es la respuesta de Sánchez Piñol quien arremete contra Amat: "Me siento obligado a expresar no ya mi estupor, sino mi desazón y pesadumbre por la suma de absurdos, vituperios y falsedades con que [el artículo de Amat] describe la realidad catalana".    

El escritor, autor de Victus, asegura en el artículo que la embajada española impidió que presentara su novela en Holanda y lamenta "las patochadas anticatalanistas que se repiten hasta el hastío" y que le obligan a soportar "la ignominia y la falsedad sistemática".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad