La falta de presupuesto deja en papel mojado la cumbre social de Mas

stop

REUNIÓN EN EL PALAU

Mas en la reunión con los agentes sociales en el Palau de la Generalitat

15 de mayo de 2013 (23:39 CET)

Una reunión entre el President de la Generalitat, Artur Mas, y los representantes sindicales y patronales siempre es un buen síntoma. El Govern quería recuperar, pese a todos sus recelos y falta de concreciones, la interlocución con los agentes sociales. Era una reclamación social que Mas no podía obviar, pero la situación económica impide adoptar políticas concretas. La falta de un presupuesto, además, hace muy difícil la negociación sobre determinadas partidas.

Es lo que lamentaron los sindicatos, que desean ver partidas económicas concretas, y que sólo se podrán analizar si el Govern tiene listo, cuanto antes, el presupuesto de 2013.

Mas obtuvo, en todo caso, el apoyo de sindicatos y patronales para que siga negociando con el Gobierno central el objetivo de déficit para 2013, necesario para que el Govern pueda elaborar los presupuestos y presentarlos en el Parlament. El objetivo es lograr el 2,1%, aunque el Govern entiende que se acercará al 2%, y por ello reclama a Esquerra que sea corresponsable, porque es el socio parlamentario de CiU.

Acuerdo Estratégico

En cualquier caso, el Govern, los sindicatos CCOO y UGT y las patronales Foment, Pimec y Fepime se dieron un plazo de tres meses para poder desarrollar las medidas que se señalan en el documento aprobado, y que es, en realidad, la puesta al día del Acuerdo Estratégico que puso en marcha el primer tripartito que presidió Pasqual Maragall.

El documento, no obstante, incorpora, tras la presión sindical, una cláusula en la que se habla de la “reparación” de los servicios y prestaciones que han sufrido recortes en los últimos años.

Es una declaración de intenciones, para demostrar que lo que ocurre ahora puede ser coyuntural. Una propuesta, sin embargo, que no casa con las previsiones de futuro, y que no asume que toda la administración autonómica se deberá adaptar a los nuevos tiempos, con crecimientos muy débiles.

Comparecencia en el Parlament

La reunión, según fuentes conocedoras, dejó a los sindicatos con una sensación de decepción. Aunque oficialmente los dos dirigentes sindicales, Joan Carles Gallego (CCOO) y Josep Maria Álvarez (UGT), ofrecieron una imagen positiva y de cierto optimismo, lo cierto es que lamentaron la falta de recursos, de ideas y de propuestas del Govern.

El PSC reclamó que los agentes sociales comparezcan en el Parlament para explicar los supuestos acuerdos alcanzados.

Pero el Govern ha recuperado el diálogo, casi tres años después de su última reunión con los sindicatos y las patronales. En el documento todos se comprometen a concretar durante los próximos tres meses medidas en en tres ámbitos: la reactivación económica (industria, infraestructuras, liquidez de las empresas, investigación e innovación), ocupación (cualificación, formación, política activa y acompañamiento) y cohesión social.

"No buscamos la foto fácil"

El conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, celebró la “voluntad de acuerdo desde la discrepancia, el clima para poder conseguir la reactivación y tener la hoja de ruta antes del verano”. Y señaló que el Ejecutivo catalán es consciente de que no hay concreciones. “No buscamos la foto fácil ni el aval a la gestión del Gobierno, sino a las líneas estratégicas para que el país salga adelante”, sentenció.

Fuentes de las patronales aseguran que el diálogo se ha recuperado, pero que los escollos serán importantes. Ni los empresarios podrán coincidir en grandes cuestiones con los sindicatos, en estos momentos, ni la Generalitat “tiene competencias” en otras medidas que se desean impulsar.

Casi en junio, y sin presupuesto

Por el momento, por tanto, todo está pendiente de un presupuesto que sigue sin llegar. Ni Esquerra quiere comprometerse, ni Mas está dispuesto, --y por ello sigue presionando a los republicanos--, a romperlo todo y buscar otra pareja de baile.

El tiempo, sin embargo, va transcurriendo. “Estamos a punto de llegar a la mitad del año, y estamos sin presupuestos y la pregunta es si después se podrá cumplir el objetivo que se fije”, apunta una fuente empresarial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad