La Generalitat da marcha atrás con la rotulación en catalán

stop

Impuso 33 multas en 2013 en Barcelona, tres veces menos de lo habitual

12 de abril de 2014 (13:14 CET)

En pleno crecimiento del proceso independentista, las sanciones a los comercios por no rotular en catalán cae en picado. El gobierno autonómico impuso apenas 33 multas a comercios de la capital catalana en 2013, una cifra claramente inferior a las 100 sanciones que solía registrar cada año.

El conseller de Interior de la Generalitat de Catalunya, Felip Puig, ha reconocido en una pregunta parlamentaria que las sanciones por este motivo han decrecido de forma notoria. En 2010 y 2011, la Generalitat había impuesto 98 y 97 multas.

Unidad de mercado

El anuncio coincide con la puesta en marcha de la nueva ley de unidad de mercado, según la cual no podrán ser multados los comercios que en España rotulen en castellano, según interpreta el gobierno de Mariano Rajoy. La ley, aprobada en solitario con los votos del Partido Popular en el Congreso a finales del año pasado, debe ser adecuada por todas las comunidades autónomas.

El gobierno catalán ya sufrió un revés el año pasado al verse obligado a anular todas las multas lingüísticas anteriores a 2010 por una sentencia del Tribunal Constitucional. Según el dictamen, la ley de consumo catalana no especificaba qué tipo de sanciones eran leves, graves o muy graves, con lo cual no había un parámetro claro para categorizar las infracciones.

Licencias y venta a pérdidas

El gobierno catalán impuso el año pasado un total de 265 multas en Barcelona, la mayoría de ellas motivadas por el incumplimiento de licencias, por la venta a pérdidas o por irregularidades en la venta de saldos y liquidaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad