La Generalitat esconde el precio del crédito de 400 millones del Santander

stop

El Govern sigue negociando más prestamos con otras entidades para solventar su asfixia financiera

Andreu Mas-Colell

28 de marzo de 2011 (19:52 CET)

La Generalitat y el Banco Santander han firmado un crédito de 400 millones. Dicho crédito es amortizable en cuatro años, según ha dicho el Ejecutivo catalán en un comunicado. La Generalitat no ha querido informar del tipo de interés al que se ha cerrado el acuerdo. No sólo no lo ha incluido en la nota oficial sino que al ser consultada expresamente, una fuente oficial ha manifestado que el tipo es “razonable y satisfactorio” al tiempo que se ha negado a desvelar más detalles.

A pesar de que el departamento de Economia i Coneixement, que lidera el consejero Andreu Mas-Colell, no suelta prenda al respecto, Economia Digital ha sabido de fuentes financieras que el tipo de interés al que se negoció durante la semana pasada suponía aplicar un extratipo de 3,5 puntos al índice Euribor. Si se tiene en cuenta que índice hipotecario supera en su versión mensual los 1,9 puntos, el precio para la Generalitat se situaría muy cerca del 6%.

Con la firma del crédito la Generalitat hace uso del permiso que le dio el Gobierno de España para endeudarse hasta 1.866 millones de euros. El ministerio de Economía autorizó dicho techo de endeudamiento después de que desde Catalunya se presentase el plan de reequilibrio económico y financiero de la Generalitat.

Las fuentes oficiales consultadas han admitido que la Generalitat sigue negociando otros tramos de la financiación de su deuda. El mantener en secreto el tipo de interés pagado se debe, pues, al interés de que el alto precio pagado no contagie al resto de acuerdos que se realizan para solventar el ahogo financiero del Gobierno catalán.


Búsqueda de fondos


El Ejecutivo catalán intentó conseguir crédito para financiar el déficit y para refinanciar su deuda acumulada en los mercados internacionales. La oferta del 5,5% a la que quería obtener fondos el departamento de Mas-Colell, no fue aceptada por los inversores, con lo que la Generalitat no tendrá otro remedio que emitir bonos minoristas que, en su última convocatoria tuvieron un coste para el erario catalán del 4,75% más otros 3 puntos que se quedaron los bancos colocadores.

Además de los 400 millones firmados este lunes, la Generalitat obtuvo un crédito de otros 500 millones de CatalunyaCaixa para obtener un cierto respiro en su tesorería a corto plazo, por lo que no se contabiliza en la cifra autorizada desde Madrid.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad