La Generalitat, incapaz de controlar el déficit a pesar del tijeretazo

stop

La liquidación provisional de Mas-Colell se desvía el 3,3% en la ejecución presupuestaria de 2011. No computa como pasivo del Govern de Mas los 759 millones de la disposición adicional tercera

Andreu Mas-Colell en el Parlament

03 de febrero de 2012 (17:25 CET)

El Govern de Artur Mas se ha desviado el 3,3% en la liquidación del presupuesto de 2011. Con los datos provisionales, el conseller de Economia i Coneixement, Andreu Mas-Colell, ha presentado este viernes el resultado final del primer ejercicio del nuevo Ejecutivo de CiU, en el que se han gastado 1.858 millones de euros menos que en 2010. El presupuesto inicial era de 24.112 millones y finalmente han gastado 24.934.

Pero en los cálculos del político no se computa como pasivo de la Generalitat los 759 millones de la disposición adicional tercera. “No computaremos como déficit propio la deslealtad chapucera del anterior Gobierno”, asegura Mas-Colell. Afirma que argumentarán ante la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) que “para hacer bien su trabajo, tienen que atribuir el déficit a quien realmente corresponde: al Estado”.

Si la defensa no llega a buen puerto, la desviación final del primer ejercicio del president Mas se puede quedar tan sólo a casi medio punto por debajo del 2010, las últimas cuentas del tripartito. La IGAE determinó entonces que el déficit catalán era del 4,2%.

Austeridad

Sea cual sea el dato final, el déficit de la Generalitat en 2011 quedará lejos del objetivo fijado por parte del Gobierno central. Mas-Colell quita hierro al asunto y recuerda que el año pasado aseguraron que se trataba de una meta inasumible para la Generalitat. “Pero se ha terminado el periodo en el que Catalunya estaba fuera de norma. Ahora es posible”, declara. Incluso si eso significa reducir el déficit catalán a la mitad, un objetivo que el mismo Mas tacha de “inasumible” en el caso de las finanzas españolas.

Una vez más, el conseller matiza sus palabras por todas las “contingencias” que hay en la hoja de ruta que ellos mismos han trazado. La primera, es que se vuelva a tropezar en el capítulo de privatizaciones. En 2011 han dejado de ingresar 200 millones de euros por la venta de edificios públicos en dos lotes. El conseller ha insistido en que la oferta que tenían encima de la mesa “era malvender patrimonio”. Ahora irán un paso más allá: “No todo son edificios, también hay compañías. Tenemos más activos de los que nos pensamos”.

Pero con los mercados cerrados y los presupuestos del Estado pendientes, el Govern no descarta “hacer una segunda ronda de ajustes en 2012”. Eso sí, Mas-Colell comenta que cualquier nueva medida de austeridad “dependerá de las exigencias del ajuste en España y de Bruselas”.

Copago

De los 822 millones de euros que se ha desviado el presupuesto de 2011, 706 millones son del departament de Salut. Los recortes del conseller Boi Ruiz, el responsable del departamento, han sido de los más contestados en la calle, pero se ha salido de la hoja de ruta inicial, que era de 8.979 millones. Los responsables de finanzas de la Generalitat aplauden que, a pesar de la desviación, al final se hayan limitado los gastos.

“Ahora se tendrán que consolidar”. Para ir más allá, el político ha lanzado el guante a Madrid para que la Ministra de Sanidad, Ana Mato, haga una propuesta “valiente” en este sentido. “Se necesitan cambios normativos en el Gobierno central”, declara Mas-Colell. Si se producen “con decisión”, se podrá establecer un marco “en el que el que se pueda colaborare en reducir los gastos”.

Con todo, el conseller de Economia afirma que se ha hecho un gran esfuerzo en el tijeretazo al gasto del Ejecutivo catalán. “Me sentiría un contable sin alma si dijera que nos hemos quedado cortos”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad