La Generalitat recauda una décima parte del impuesto a las grandes superficies

stop

El gobierno catalán tenía previsto ingresar 15 millones de euros anuales desde 2001

10 de junio de 2013 (20:40 CET)

A finales del 2000, el gobierno que dirigía Jordi Pujol aprobó un impuesto a las grandes superficies con el que pretendía recaudar cerca de 15 millones anuales. Pero, ¿qué fue de esta tasa? ¿Cuánto se ha cobrado? El recurso que presentó en marzo de 2001 el Ejecutivo central que presidía por aquel entonces el popular José María Aznar demoró el cobro hasta que en junio del año pasado el Tribunal Constitucional daba la razón a la Generalitat.

“Desde el primer año ha habido algún ingreso, pero mínimo”, detallan fuentes de la conselleria d'Economía i Coneixement. El Govern ha obtenido mediante esta tasa cerca de 12 millones de euros, menos de una décima parte de lo previsto. El grueso del gravamen se ha cobrado en los dos últimos años. En 2012, la administración catalana ingresó 7,093 millones de euros y en el primer trimestre de este año ya lleva recaudados otros 3,7 millones.

El problema de que todavía falten decenas de millones por ingresar es que las grandes cadenas se han escudado en la justicia para retrasar el pago. Además del recurso del Gobierno central, cada compañía interpuso recursos a título particular, algunos de los cuales están pendientes de resolución. “Según se van resolviendo, se exigen los pagos. Ahora tendrán que abonarlo todo”, explican en Economía.

Un impuesto 'Robin Hood'

Si la Generalitat sigue ingresando este año cerca de cuatro millones de euros cada trimestre, podría cerrar el ejercicio, por primera vez, con 14,8 millones de euros recaudados por este tipo de tasa y cumplir así con las expectativas marcadas.

Este dinero, según establece la ley, está destinado a crear políticas que favorezcan el comercio urbano. Por ello, desde la Confederació de Comerç de Catalunya exigen, cuanto antes, el cobro de los retrasos así como una actualización de dicho impuesto para aumentar la recaudación. "Es como un impuesto Robin Hood. Los que más tienen abusan de su posición de dominio y a través de esta tasa compensan este dominio", detalla Miguel Ángel Fraile.

Diferente contexto


Sin embargo, las compañías siguen en su lucha contra este impuesto. La Asociación de Grandes Empresas de Distribución (Anged) asegura que esta tasa es discriminatoria y que la situación del sector ha cambiado mucho desde finales de 2000 hasta ahora. “Ahora todas las cadenas tienen que hacer un gran esfuerzo para mantenerse y bajar los precios. Con este tipo de impuestos pierden fuerza para crear puestos de trabajo”, apuntan fuentes de la patronal.

El Gobierno de Aznar, por su parte, rechazaba el impuesto catalán al considerar que recaía sobre un concepto ya grabado por el IBI. Sin embargo, diez años después, la sentencia del Constitucional aprobaba dicha tasa a las superficies comerciales iguales o superiores a 2.500 metros cuadrados. Este impuesto afecta a cadenas como El Corte Inglés, Alcampo, Media Markt, Apple, Ikea, Fnac o Leroy Merlin, por poner algunos ejemplos.

Los supermercados, exentos de pago

La ley catalana establece el tipo de gravamen en 17,429 euros por metro cuadrado y deja exentos de pago a los “establecimientos de venta de vehículos, de materiales para la construcción, de maquinaria, de suministro industrial y los centros de jardinería”. Además, según el límite de espacio tampoco entrarían en este grupo los supermercados Condis, Miquel Alimentació o Bon Preu que hay en Catalunya. Pero también se libran otras compañías grandes como Mercadona, DIA y Consum.

De momento, la Generalitat tiene de su lado la sentencia del Constitucional y puede comenzar a apretar las tuercas a las grandes superficies, que se resisten con fuerza a pagar. Es un tira y afloja que tendrá su respuesta en los tribunales, donde es resolverán finalmente todas las guerras abiertas entre las cadenas y la administración catalana. De momento, quedan todavía por cobrar más de 150 millones de euros que los pequeños y medianos comerciantes temen que nunca se lleguen a pagar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad