La guerra entre las familias políticas valencianas lleva a Ciscar ante el juez

stop

La ex directora del IVAM está imputada por presuntos delitos de malversación de caudales y prevaricación

Consuelo Ciscar, exdirectora del IVAM

Valencia, 22 de enero de 2016 (20:14 CET)

La juez Nuria Soler ha imputado a la ex directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), Consuelo Ciscar, por presuntos delitos de malversación de caudales, prevaricación y falsedad documental.

La imputación se produce tras un informe de la Intervención de la Generalitat Valenciana en el que evidencia un desastre en la gestión de la adquisición de obras de arte, exposiciones, publicaciones, publicidad, propaganda y RR.PP. en cantidades que no han sido cuantificadas por la intervención.

Ciscar, esposa de Rafael Blasco, conseller con el PSOE y con el PP y actualmente en prisión por el Caso Cooperación, fue durante años la factótum de la cultura en Valencia desde el IVAM, desde donde marcaba las tendencias del arte y el éxito de los artistas. Tal cual El diablo viste de Prada en versión cultural.

En ese tiempo generó tanto odios como amores, que ahora le pasan factura en la cantidad de detalles que salen respecto a su gestión en el IVAM.

Cuadros de 2.000 a 30.000 euros

En el informe de la intervención se detalla que compraba cuadros a amigos suyos por un 1.500 % por encima de su valor. Concretamente se detalla a Della bestia Triunphante, de Quaresma, valorado según la intervención en 2.000 € y por la que se pagaron más de 30.000 €.

También le acusan de comprar por correo electrónico, sin valorar lo que compraba y si el artista tenía su situación regularizada con Hacienda, de encargar publicaciones muy costosas que luego no se repartían, catálogos que han quedado almacenados a miles en los sótanos del Museo y, entre otras cosas, de comprar a Gao Pin, el chino que fue acusado de blanquear dinero.

Junto con Ciscar han sido imputados también otros cuatro subdirectores del IVAM (Carlos Lledó, Juan José Bría, Norberto Ibañez y Raquel Gutiérrez) y un empresario del transporte, Enrique Martínez Murillo.

Los defensores de Consuelo Ciscar, una persona muy caracterizada por su peinado rojo, dicen que en el mundo del arte los precios son volátiles y que todo es una campaña de artistas dolidos contra ella.

A malas con Lerma y con Fabra

Ciscar estuvo en el gabinete de Joan Lerma en la presidencia socialista de la Generalitat. Pero cesó tras una fuerte discusión con el propio presidente, aunque no fue despedida porque estaba como cargo representativo en la UGT. El jefe del gabinete de Lerma era entonces Ximo Puig, actual presidente de la Generalitat.

Posteriormente fue nombrada directora del IVAM con los gobiernos del PP. El IVAM fue fundado por su hermano Cebrià Ciscar cuando era conseller de Cultura con los sucesivos gobiernos socialistas.

El informe de la intervención empezó a hacerse a finales de 2014 y acabó con el cese de Ciscar. Posteriormente fue nombrado director José Miguel G. Costa, con el que mantuvo unas tensas relaciones cuando este era director del Espai d'Art Modern de Castelló y con otra cuadra cultural.

La pelota en el tejado de la Generalitat

El auto del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana plantea a la Generalitat que se persone si quiere como administración perjudicada, por cuanto los hechos acreditan un supuesto daño a las arcas públicas.

Por ahora no se sabe qué decisión tomará el Consell, que también está replanteándose el futuro del IVAM, un museo que alcanzó en su momento un gran prestigio que le valió la visita privada del propio François Mitterrand.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad