La infanta Elena despide el año junto a sus hijos y Revenga en Baqueira

stop

El asesor de las hijas del Rey está imputado por el caso Nóos por presunto desvío de fondos públicos

La infanta Elena y su hija Victoria en la estación de esquí de Baqueira Beret

30 de diciembre de 2013 (11:49 CET)

La Familia Real, fiel a la tradición, pasó la Nochebuena en Zarzuela. Los Reyes consiguieron reunir en la misma mesa a sus tres hijos y a sus nietos y dejar de lado, por unas horas, el caso Nóos que salpica de lleno a la monarquía española. Pero tras el brindis y la celebración, cada uno emprendió su viaje para disfrutar de los últimos días de vacaciones.

La infanta Elena ha escogido la estación leridana de esquí de Baqueira Beret para pasar unos días disfrutando de uno de sus deportes favoritos. Junto a ella, han viajado sus dos hijos, Juan Froilán y Victoria, y su asesor personal, Carlos García Revenga, imputado en el Caso Nóos por presunto desvío de fondos públicos.

Cristina, en Madrid y Álava

Doña Elena disfruta de unos días tranquilos a las pocas semanas de celebrar su 50 cumpleaños. La primogénita vive ajena a los escándalos de corrupción que señalan con el dedo a su hermana Cristina.

La menor de las hijas del Rey y su marido, Iñaki Urdangarín, se han instalado en Suiza donde viven alejados del foco público mientras trascurre la investigación judicial. Tras unos días en Madrid y Álava, el matrimonio y sus cuatro hijos retomarán sus obligaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad