La justicia da otra vez la razón a Cifuentes frente a Colau

stop

Según la Audiencia de Barcelona, la presidenta de la Comunidad de Madrid no atentó contra el honor de la actual alcaldesa de la capital catalana cuando en 2013 la vinculó a "grupos filoetarras"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

en Barcelona, 06 de diciembre de 2015 (19:48 CET)

Cristina Cifuentes no atentó contra el honor de Ada Colau, entonces activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), cuando en 2013 la vinculó al entorno de ETA. Así lo ha dictado la Audiencia de Barcelona, que rechaza el recurso presentado por Colau contra una primera sentencia que, en octubre de 2014, ya había desestimado su demanda.  

El origen del conflicto entre ambas políticas, hoy en primera línea, se remonta dos años atrás. Entonces, en una entrevista en RNE, Cifuentes acusó a la actual alcaldesa de Barcelona y a otros miembros del colectivo anti-desahucios  de apoyar "a grupos filoetarras o proetarras". Estas palabras se dieron en un contexto de gran tensión entre la PAH y varios partidos --en especial el PP-- con motivo del inicio de la campaña de escraches contra políticos.

Matización 

Ante la polémica suscitada en su momento, Cifuentes accedió a matizar lo dicho inicialmente. "Lo que he dicho es que la señora Colau y personas que están en la plataforma frente a los desahucios han manifestado su apoyo en determinadas ocasiones a Bildu, a Sortu y a todos esos grupos que a mi modo de ver y a modo de ver de muchos españoles tienen mucho que ver con el entorno de ETA", aseguró.

Estas palabras no contentaron a Colau, que llegó a pedir la dimisión de Cifuentes como delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid. 

Demanda denegada

Sin embargo, la justicia ya ha denegado en dos ocasiones las peticiones de Colau para que se reconociese el daño causado a su honor. Tras la primera demanda desestimada por el juzgado de primera instancia número 57 de Barcelona, la acusación presentó un recurso para intentar demostrar que, con su intervención, Cifuentes pretendía lesionar el honor de los implicados, "utilizando la cuestión terrorista". 

Una tesis que no es compartida por la Audiencia de Barcelona. En su sentencia el máximo órgano provincial defiende que las palabras de Cifuentes están amparadas por el "derecho a la libertad de expresión". Además, las expresiones utilizadas fueron "de consideración o creencia" y no identificaron directamente a la PAH y a Colau con la banda armada, según el escrito. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad