El objetivo de las autoridades es que en 2050 no haya muertos por accidentes

La mitad de los muertos al volante había ingerido alcohol o drogas

stop

SEGURIDAD VIAL

en Barcelona, 13 de julio de 2015 (22:38 CET)

Los estudios forenses realizados a todas las víctimas mortales en accidentes de tráfico registradas durante 2014 en España revelan la presencia de alcohol en el 35% de los casos. Además, en un 10% de las autopsias aparece la presencia de drogas en las victimas.

Los dos datos, recogidos en la memoria anual de la Fiscalía General del Estado, revelan la gravedad del problema de la conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas, a pesar de los esfuerzos públicos en sensibilizar a la ciudadanía a través de constantes campañas publicitarias.

Leyes diferentes y más duras

El presidente de la Asociación de Víctimas de Accidentes de Tráfico, el profesor Ole Torson, ha explicado a Economía Digital que la situación es "muy grave" y que, llegado a este punto, "conviene cambios legales y administrativos que limiten la libertad de matar que hoy por hoy tenemos los conductores".

Según el experto internacional en seguridad vial, se ha de propiciar un cambio conceptual en las ordenanzas y reglamentos de circulación, tanto desde el punto de vista legal y administrativo para llegar al objetivo de cero muertos en 2050.

La ley olvida al peatón

En su opinión, "desde hace 150 años, todas las mejoras  de la situación del tráfico han ido enfocadas hacia la figura del conductor: construcción de nuevas y mejores carreteras, coches más potentes y versátiles, regulación de derechos y obligaciones de quien conduce…. Sin embargo, hemos dejado de lado a peatones, motoristas y ciudadanos en general".

 "Llegar a cero accidentes en 2050 –insiste— no es una utopía si adaptamos medidas de circulación que cambien el concepto que henos interiorizado y dado por bueno durante estos últimos 120 años". "Por ejemplo, debería ser obligatoria la presencia del Alcholock –dispositivo que impide la puesta en marcha de un vehículo si el conductor ha ingerido bebidas alcohólicas— en todos los coches o camiones matriculados".

"También la instalación de limitadores de velocidad automáticos, en sincronización con la señalización vial o por ejemplo, y aunque suene extraño, eliminar el libre adelantamiento. Nos hemos de acostumbrar a salir a la carreta para llegar a nuestro destino, no para llegar pronto".

Datos mejores pero dramáticos

Según datos conjuntos de la Dirección General de Tráfico y del Servei Català de Trànsit, el año pasado se registraron 1.500 muertos en las carreteras españolas (230 en las catalanas).

Se trata de una cifra preocupante pero que nada tiene que ver con las que se registraban hace sólo diez años. Por ejemplo, en 2004 y sólo en Cataluña, se registraron 950 muertos.

Las campañas de sensibilización han surtido efecto estos años pero todos los expertos coinciden en que ha llegado el momento de una vuelta de tuerca a la normativa para regular, de forma distinta, el tráfico y la responsabilidad de conductores y peatones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad