La noche de Barcelona arropa al mítico pianista Lucky Guri

stop

El músico, que amenizaba las noches de Up & Down, enfrenta problemas de salud y económicos

Lucky Guri, en sus recordadas sesiones en el Up & Down.

Barcelona, 30 de enero de 2016 (01:00 CET)

Era un clásico de los 80 y los 90: la revista del Up & Down. Allí estaban todos, los Ribó, los Colomer, los Sagnier, los Ros, los Puig… Son decenas de apellidos que llenaban páginas y páginas de fotos. Gente sentada a las mesas del Up, la zona VIP de la discoteca a la que sólo se podía entrar si se tenía carnet de socio. Y no era fácil conseguirlo, que se lo pregunten a Dolly Fontana o a Mónica Espadaler, dos relaciones públicas del lugar en épocas diferentes.

Sea como sea, estuviera quien estuviera, hubo alguien que no faltó nunca a la cita: el pianista Lucky Guri, quien amenizaba las noches con su tecleo jazzístico.

Así que el día en el que Lucky Guri apareció por primera vez en televisión acompañando las palabras de Ángel Casas muchos señalaron la pantalla, sorprendidos. "¡Mira, el pianista del Up & Down!", fue el grito que se oyó en muchas casas. Guri llevaba años en las noches de la Barcelona más marchosa de la zona alta, y verlo en el 'Angel Casas show' fue como ver a un primo hacerse famoso. Una parte de la burguesía catalana entraba en el showbusiness.

https://www.economiadigital.es/uploads/s1/36/10/21/lucky-2-61021.jpg?t=1454084015

Momentos díficiles para Lucky

Ahora, aquel hombre que alegró cenas y fiestas de tantos, vive sus momentos más bajos.

El pianista más conocido de la Barcelona bien, aquel que bajó de la Diagonal -traspasando una frontera a veces infranqueable- pasa por una mala racha. "Económicamente no está bien, ha pasado por un divorcio muy duro y ha perdido mucho dinero", cuenta una amiga que prefiere no dar su nombre.

"Lo malo es que esa separación coincidió con una problema de salud y todo se agravó", añade. El músico sufrió un ictus que le afectó gravemente, y que hizo que se temiera por su vida. Ya se ha recuperado y vuelve a tocar, pero las cosas no son como antes.

Lo que deja huella 

Los problemas personales afectaron a la carrera del músico, que ha visto cómo iba desapareciendo de los escenarios y ya nadie se acuerda de él para invitarlo a un programa de televisión. "Pero piensa que además de buen músico y de tener una carrera espectacular es una muy buena persona, y eso es lo que al final deja huella", comenta su amiga.

Así que cuando su círculo vio que había que ayudarle, se pusieron en marcha. Este mismo sábado por la noche, el Ayuntamiento de Calella, donde nació Guri, le rinde un homenaje en el teatro Sala Mozart que esperan que sirva para devolverle parte de su fama. Para que así sea, subirán al escenario personajes como Mònica Green, Emili Baleriola, Max Sunyer, Horacio Fumeiro y Francesc Rabassa. 

https://www.economiadigital.es/uploads/s1/36/10/20/lucky3-61020.jpg?t=1454084015

Hijo de Calella y vecino de Sant Gervasi

Guri nació en Calella pero ha vivido en Barcelona desde los 7 años. Y el barrio en el que reside desde hace décadas es Sant Gervasi, una de las zonas más bonitas de la ciudad. Primero tuvo su casa en la calle Mandri y después en Vallirana. Un barrio que le gusta, dice, "porque es de gente fina, y eso está muy bien". Siempre ha estado rodeado de lo mejor de cada casa, y ahora salen para ayudarle.

Su carrera ha pasado de la televisión a los clubes más exclusivos. Colaboró con Andreu Buenafuente en 'Sense títol', uno de los mejores programas que se le recuerdan al de Reus. También sonaron sus notas en aquel legendario 'Tres pics i repicó', que presentaba un jovencísimo Antoni Bassas

Salto a la fama

Su fama empezó pronto, con el Lucky Guri Trío, aunque no fue hasta que apareció en televisión que no se convirtió en una cara conocida. A partir de aquel momento, tocó con otros músicos del panorama catalán como Tony Ronald y con algún factótum de la música favorita de Jordi Pujol como Núria Feliu.

Antes de aparecer en la pequeña pantalla, Guri había grabado algún disco, como el que produjo Joan Manuel Serrat al grupo que lideraba Guri: Barcelona Traction. Ellos son los que aparecen en la película que Francesc Bellmunt grabó de la primera edición de Canet Rock. Guri llegó a colaborar incluso con Carles Benavent, uno de los músicos más deseados de los últimos tiempos. 

Volver a empezar

Todo esto viene a cuento para contar una historia clásica en nuestra ciudad, en nuestro mundo: el auge y caída de un personaje. En este caso, de un excepcional pianista. Lucky Guri, que lo tuvo todo, ha visto como su mundo se despeñaba sin remedio. Ahora, 50 años después de debutar sobre los escenarios, quiere volver a empezar.

Y allí estarán sus amigos para ayudarle. Para recordar que hubo un tiempo en el que además de las sevillanas que cada miércoles impartía Rafa Martínez (sí, sí, el ex marido de Rosa Clarà), en el Up & Down sonaba el piano de Lucky Guri, rápido y punzante como una buena jam session.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad