La oposición diseña un plan para evitar que Colau se salga con la suya sin dialogar

stop

Alianza de CiU, ERC y PSC

Joaquim Forn (CiU), Jaume Collboni (PSC) y Alfred Bosch (ERC), en una foto de archivo.

en Barcelona, 10 de julio de 2015 (18:07 CET)

Ada Colau sólo tiene 11 concejales. La oposición suma 30 y piensa recordárselo a diario. La alcaldesa no lo tendrá fácil para imponer sus decisiones durante esta legislatura, porque el resto de los grupos ha diseñado una estrategia para obligarla a dialogar.

La idea consiste en forzar plenos extraordinarios monográficos para cuestionar las decisiones acordadas por Colau. De momento, CiU, ERC y el PSC ya se han aliado para apremiar a la alcaldesa a celebrar el primero de estos plenos, que tendrá lugar antes de agosto y que versará sobre los Juegos Olímpicos de invierno de 2026.

Candidatura olímpica

La idea de que Barcelona presentase candidatura para esas Olimpiadas, conjuntamente con el Pirineo, surgió de Jordi Hereu en 2010. Xavier Trias la mantuvo, pero Ada Coluau, nada más llegar al Consistorio, decidió retirarse de la competición para que la capital catalana sea sede olímpica.

Para la oposición, esa decisión fue "precipitada" y se tomó "sin diálogo", según ha explicado el líder del grupo municipal del PSC, Jaume Collboni. Por eso, los socialistas han buscado la complicidad de CiU y ERC para reabrir el debate olímpico.

Insólito consenso de Barcelona en Comú y el PP

Con ese pleno, sólo pretenden que se acuerde crear una comisión que estudie, tras consultar a todos los agentes implicados, si vale la pena o no mantener la candidatura olímpica. El PSC y CiU están a favor. ERC todavía no ha tomado una decisión al respecto.

El anuncio de este pleno extraordinario ha logrado poner a acuerdo a dos polos opuestos: Barcelona en Comú y el PP. El cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens, y el presidente del grupo popular, Alberto Fernández, han coincidido en que lo de las Olimpiadas de invierno no es el tema que más preocupa a los barceloneses y en que, puestos a quemar el cartucho del plano extraordinario, habría sido más útil debatir de cuestiones como la pobreza, la seguridad o el turismo.

Nuevos plenos para el futuro

Pero ya habrá ocasión para eso, porque los plenos de este tipo pueden convocarse con la firma de 11 concejales aunque sean de distintos grupos. Cada concejal puede firmar tres peticiones de pleno extraordinario al año. Así, la oposición planea dosificar sus fuerzas para forzar muchos de estos encuentros y evitar así que Colau imponga su voluntad sin debate previo.    

   

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad