La patronal vaticina que el mundo municipal se quedará “sin oxígeno” financiero el 2012

stop

Bustos pide una reunión urgente con Rosell para aclarar las relaciones entre el empresariado y las administraciones locales

Rosell, Garrofé y Bustos

25 de noviembre de 2010 (21:19 CET)

El 76% de los asociados a la organización empresarial Cecot ven inútil la nueva ley de morosidad por la incapacidad manifiesta del sector público, que paga a sus proveedores con una demora de 144 días, de hacer frente a sus deudas. Así lo dice el estudio que la patronal liderada por Antoni Abad ha hecho público este jueves, un verdadero jarro de agua fría a la nueva ley de morosidad que se ha vendido como la puerta de salida para los impagados que se acumulan en las empresas. Para el secretario general de la organización, David Garrofé, esto debe significar “la racionalización del sector público” empezando por los locales, ya que “en 2012 el municipalismo se quedará sin oxígeno”.

En este sentido, el secretario general se ha unido a la propuesta de Juan Rosell, presidente de Foment del Treball, de fusionar municipios y hacer un ERE en el sector público. Un objetivo que se debe conseguir “con el consenso de las fuerzas políticas” pasado el 28-N, tal y como ha comentado Garrofé reclamando “un Pacto Nacional de la Administración Pública”.

Con las elecciones locales a tan solo seis meses, el secretario general ha declarado que “se debe hablar poco y actuar rápido”. Igualmente ha reconocido que en las reuniones que Cecot ha celebrado con los candidatos a la presidencia catalana en el último año y medio, ya plantearon esta reforma. “No todo el mundo se lo toma igual, ICV-EUiA no está en el mismo sitio que el PSC que tiene un discurso mucho más próximo a CiU en este tema”, ha valorado. Con todo, asegura que desde la patronal de Terrassa “queremos influir en el nuevo Govern para que empiecen a trabajar en esto cuanto antes mejor”.

El municipalismo, en pie de guerra

La hoja de ruta de la patronal no ha gustado nada a las entidades locales catalanes. Desde la Federació de Municipis de Catalunya, su máximo dirigente, Manuel Bustos, ha exigido “respeto” para los ayuntamientos. “No somos generadores ni de deuda pública ni los culpables del déficit, es muy injusto que siempre carguen contra nosotros”, ha añadido.

Por el momento este mismo jueves ha pedido una reunión con Rosell. “Estamos de acuerdo con la necesidad de muchos pactos nacionales, como los de acotar el beneficio de las empresas o ver como repercute la fiscalidad en las rentas más elevadas”, ha dicho el alcalde a modo de aviso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad