La religión en las aulas vuelve a escena antes de las elecciones

stop

EDUCACIÓN

Un alumno haciendo sus deberes

en Barcelona, 25 de octubre de 2015 (13:15 CET)

La cuestión de la asignatura de religión regresa al debate político y educativo, con más o menos fuerza, siempre que se acercan unos comicios, y hay partidos que desempolvan las mismas propuestas o intentan darles un barniz de novedad.

En esta ocasión, a dos meses de las elecciones generales, el PSOE ha tomado la delantera esta semana con un borrador de programa que quiere "denunciar" los acuerdos del Estado con la Santa Sede (de 1979) y plantear un modelo de educación pública sin enseñanzas confesionales en el currículo ni en el horario escolar. Sin embargo, los socialistas no tocaron los tratados que regulan las relaciones con el Vaticano durante las dos legislaturas que gobernaron entre 2004 y 2011, con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno.

Doble rasero

Y con la Ley Orgánica de Educación (2006), asumieron que la asignatura de religión, siempre de elección voluntaria por los alumnos, formara parte de la oferta ordinaria de enseñanzas, aunque sin una materia alternativa obligatoria y sin computar sus notas para cuestiones como las becas.

Según el artículo 27.3 de la Constitución, los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que los hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

El acuerdo sobre enseñanza y asuntos culturales de España con la Santa Sede establece que los planes educativos de la educación obligatoria y secundaria preuniversitaria deben incluir la materia de religión confesional "en condiciones equiparables" a las demás asignaturas fundamentales.

El Partido Popular, redobla la apuesta

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), aprobada con la mayoría parlamentaria del PP en 2012, fija la religión confesional como de elección voluntaria, evaluable y computable para el expediente académico, con una asignatura alternativa de valores para quien no curse aquella en la enseñanza obligatoria.

Los partidos no han cerrado aún la oferta con que se presentarán a las elecciones generales, pero se han manifestado ya sobre el asunto de manera más o menos precisa.

Los emergentes

Fuentes de Podemos consultadas por Efe creen que los acuerdos de España con la Iglesia Católica están obsoletos y no responden a las necesidades de una sociedad moderna, abierta y madura. La escuela pública, prosiguen, no debe ser el lugar para adoctrinar, sino enseñar la religión fuera del dogma, como parte fundamental de la historia y de su influencia en la civilización.

Ciudadanos defiende una escuela pública laica "desde el respeto y garantía del derecho" de los padres a la formación religiosa y moral que quieren para los hijos, según dice este partido. Propone este partido una materia específica sobre la historia de las religiones, que ya existía en la LOE como optativa. "Como materia de contenido exclusivamente cultural, no confesional, debería ser impartida a todos los alumnos", apunta Ciudadanos.

¿Y el resto?

También IU es partidaria de que la religión salga de la escuela para mantenerse en el ámbito privado en un Estado laico.

El PNV ha apoyado la propuesta de sacar la religión del currículum y que no sea una materia obligatoria ni evaluable en cualquier caso.

UPyD ha pedido "avanzar hacia un estado laico sin religión en las aulas" y UDC, por el contrario, no comparte que se quiera privar a los padres de la escuela pública de que los hijos conozcan la religión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad