Donald Trump en una imagen reciente en la casa blanca

Trump hacer otro enemigo en casa: la Reserva Federal

stop

La Reserva Federal defiende su independencia tras las críticas de Donald Trump a su política monetaria

Barcelona, 27 de agosto de 2018 (12:36 CET)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sumado a un nuevo actor a la nutrida lista de agraviados por sus excesos verbales: la Reserva Federal (Fed). El mandatario de la principal potencia económica criticó la subida de tipos de la Fed porque, en su opinión, perjudica a la balanza comercial del país ya que encarece al dólar mientras el el euro y el yuan se están depreciando.

La respuesta del organismo que regula la política monetaria de EEUU no se ha hecho esperar. En la reunión de banqueros centrales celebrada este fin de semana, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, se reafirmó en sus decisiones y defendió su independencia frente a Trump.

En su discurso en Jackson Hole (Wyoming), aseguró que no ve "un elevado riesgo de sobrecalentamiento" en la economía estadounidense y tampoco observa un riesgo elevado de inflación en el aumento de de los precios de casi el 2%. Además, auguró que el "fuerte" ritmo de crecimiento del país continúe.

Powell afirmó ser consciente de que existen dos riesgos en la política monetaria de EEUU: cortar la expansión si sube los tipos demasiado rápido o que se recaliente si los tipos suben a un ritmo demasiado lento. Por ello, argumentó, lo más apropiado es seguir con un alza gradual de los tipos de interés.

La Reserva Federal subirá más los tipos al confiar en que EEUU seguirá creciendo

A principios de agosto la Reserva Federal decidió dejar los tipos de interés entre el 1,75% y el 2%, tras la subida de junio, pero adelantó que los volverá a subir en septiembre y con bastante probabilidad también en diciembre. Además, prevé nuevos aumentos de los tipos en 2019 y 2020.

Enfrascado en una guerra comercial con China y Turquía, Trump teme que la retirada de los estímulos monetarios lastre las previsiones de crecimiento de EEUU, por encima del 3%. La Fed no comparte sus temores y Powell lo dejó claro. "Con una confianza sólida en los hogares y empresas, saludables niveles de creación de empleo, alza en los ingresos y la llegada de estímulo fiscal, hay buenas razones para esperar que este comportamiento continuará", pronosticó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad