Las grandes superficies pasan por la caja de la Generalitat

stop

COMERCIO

12 de octubre de 2013 (17:04 CET)

El Gobierno catalán ha recaudado 31,7 millones de euros hasta julio por el impuesto sobre grandes establecimientos comerciales. La cifra supone un 358% más que lo conseguido durante el mismo periodo de 2012 (6,9 millones). Este crecimiento espectacula s debe a que en junio del año pasado el Tribunal Constitucional (TC) declaró legal el gravamen, que había sido recurrido por el Gobierno popular de José María Aznar en 2001.

Por provincias, Barcelona es la que tiene una mayor aportación con 27,2 millones, seguida de Tarragona con 3,5, y a gran distancia se encuentran Lleida, que ha recaudado de enero a julio 686.363 euros, y Girona, con 234.261, según datos de un informe de la Dirección General de Tributos y Juego de la Generalita.

Tan solo en julio, la comunidad catalana ingresó 15,8 millones de euros por este impuesto: Barcelona recaudó 14,7 millones, Tarragona 798.310 euros, Lleida 275.638 y Girona 60.621.

Una década de trifulcas judiciales

Tras ser aprobada por el Parlament el 29 de diciembre de 2000, la ley de creación de la nueva tasa fue recurrida el 23 de marzo de 2001 ante el TC por el Gobierno central, que argumentaba en su recurso que el impuesto ideado por la Generalitat recaía sobre un concepto ya gravado por el IBI, que depende de los ayuntamientos.

La Generalitat aprobó la introducción de este impuesto específico de 17,42 euros por metro cuadrado para los comercios de más de 2.500 metros cuadrados, por cada metro adicional de superficie de ventas, un gravamen con el que el Govern esperaba entonces recaudar al año unos 14,42 millones de euros con el objetivo de destinarlos a la modernización del comercio urbano en Cataluña. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad