Libertad provisional con cargos para los dos acusados de fraude en las adjudicaciones de Gisa

stop

El gerente de obras en Girona, Jordi Vergé, y el alto cargo de la constructora Rubau i Tarrés, Juan Mozo Llambi, han sido imputados de los delitos de soborno y alteración de precios de concursos y subastas públicas

Francesc Jufresa, abogado de Vergé

25 de febrero de 2011 (17:20 CET)

Después de negarse a declarar ante la magistrada del juzgado de instrucción número 5 de Barcelona, Maria Asunción González Ferrero, los dos acusados del supuesto caso de fraude en las adjudicaciones de Gisa en Girona han quedado en libertad provisional con cargos este viernes al mediodía. El gerente de obras en el territorio, Jordi Vergé, y un alto cargo de la constructora Rubau i Tarrés, Juan Mozo Llambi, están imputados de los delitos de soborno y alteración de precios de concursos y subastas públicas.

Por el momento no pasarán por prisión, pero deberán ir una vez al mes a la Ciudad de la Justicia. Los abogados de Vergé y Mozo, Francesc Jufresa y Carles Monguilod, han afirmado al conocer la sentencia que habían recomendado a sus clientes no declarar ante la petición “desproporcionada” de la fiscalía: prisión provisional incomunicada, una demanda que sólo se hace en casos muy grabes y puntuales. Para Jufresa, la resolución de la magistrada “demuestra que ha interpretado el silencio no como una obstrucción de la justicia, sino como el ejercicio de un derecho fundamental”.

Asimismo, han justificado el silencio de los acusados “porqué tenemos que conocer de qué y porqué se les acusa”. Y es que las diligencias continúan siendo secretas. Según los abogados sólo saben los delitos que se les imputa, no los hechos. La investigación empezó hace meses e incluye intervenciones telefónicas. Unas pesquisas que se están completando con los registros realizados el jueves en la sede central de la empresa pública de infraestructuras y varias empresas privadas de Girona.

Fuentes cercanas a la sala barcelonesa han explicado que están detrás de una supuesta trama de empresarios corruptos que se repartían todas las adjudicaciones de Gisa en las comarcas gerundenses. Se ponían de acuerdo en cada concurso para que la empresa escogida presentara la oferta más baja y ganara la obra. Además de Rubau y Tarrés, con domicilio social en Verges, también aparece en la trama Construcciones Rubau, con sede en Barcelona y Girona.

Auditoria en Gisa

El conseller de Economía y Finanzas, Andreu Mas-Colell, responsable de la gestión de Gisa, ya ha anunciado que se plantean auditar la empresa pública. En declaraciones a varios medios de comunicación ha recordado que el Govern ya había anunciado “una auditoria general de las finanzas de la Generalitat, que no excluye entrar en esta empresa en los parámetros que sea posible”.

El PP catalán también ha movido ficha y ha pedido una comparecencia en el Parlament de Mas-Colell, el conseller Lluís Recoder y el antiguo responsable de la cartera que gestionaba la empresa, Joaquim Nadal. En este sentido, el secretario de organización del PSC, José Zaragoza, ha negado que Vergé fuera un cargo de confianza del actual portavoz parlamentario socialista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad