Lluís Recoder, ex conseller de Territori y socio de KPMG entre marzo de 2013 y el 31 de diciembre de 2015 / ED

Los ahijados políticos de Recoder siguen activos gracias a Colau

stop

SU MANO DERECHA ENCUENTRA REFUGIO EN LA AMB

Ismael García Villarejo

Lluís Recoder, ex conseller de Territori y socio de KPMG entre marzo de 2013 y el 31 de diciembre de 2015 / ED

en Madrid, 14 de octubre de 2015 (23:37 CET)

Los ahijados políticos del hombre fuerte de KPMG en Cataluña, Lluis Recoder, ganan peso político gracias, aunque parezca paradójico, a la influencia de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) nombró días atrás a un nuevo director de medio ambiente: Joan Pinyol. Se trata de un hombre otrora fuerte dentro del sector negocios de Convergència, partido que, a pesar de ello, lo arrinconó discretamente tras el escándalo de ATLL.

Santi Vila, último responsable de la cartera de Territorio, decidió apearle de sus responsabilidades como director de la Agencia Catalana del Agua. En este organismo se cocinó la privatización puesta en duda.

Pinyol es el apellido al que distintas fuentes atribuyen la autoría de los pliegos que vertebraron la mayor concesión pública de Cataluña –valorada en mil millones—. La adjudicación espera la resolución final del Tribunal Supremo, órgano al que llegará el caso a instancias del gobierno autonómico y de Acciona –la empresa que ganó— después de sucesivas derrotas en los juzgados.

La activista, al rescate

La Generalitat, a pesar de las sentencias contrarias, defendió durante la deriva judicial la limpieza del proceso. En paralelo apartó a Pinyol a un discreto tercer plano. A las pocas semanas de que Recoder saliera de la consejería de Territorio con destino a su nuevo despacho en KPMG, Vila enviaba a Pinyol al Incasol, encargado de velar por el suelo y las promociones titularidad de la consejería.

El nuevo director de medio ambiente de la AMB genera recelos en materia urbanística. Trabajó para el ex alcalde de Cervelló (Barcelona), Josep Lluis Morant, condenado por corrupción. Pinyol se refugió en Agbar, empresa que pleitea por ATLL contra la Generalitat, gracias a las gestiones del sector negocios de Convergència. Esta vez, su salvavidas, con los puestos directivos de la administración catalana en duda, ha sido la activista antidesahucios.

Artur Mas y Ada Colau son capaces de pactar la distribución de cargos

Con el renacimiento político de Pinyol, propuesto por la lideresa de Barcelona en Comú, los ahijados políticos de Recoder ganan peso. Este clan de nombres de confianza del también anterior alcalde de Sant Cugat –ayuntamiento barcelonés que la Guardia Civil registró por la financiación ilegal de Convergència— había quedado limitado a Pau Villoria, actual director general de Territorio, y Eduard Rius, directivo de Acciona desde 2002.

Los antiguos 'ahijados'

Otros nombres que contribuyen a extender los tentáculos de Recoder en los ámbitos empresariales y políticos son Leonard Carcolé (hoy en el grupo constructor andorrano Heracles), Joan Compte (ATLL), Xavier Xifra Triadú (vinculado a la consultora EFIAL, salpicada por la corrupción en Atmella de Mar y Ascó) y Adrià Roger (uno de los abogados de Acciona en el caso ATLL).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad