Los alemanes acuden a las urnas con Merkel como favorita

stop

Los sondeos apuntan que la canciller continuará cuatro años más, pero existen dudas sobre las coaliciones

22 de septiembre de 2013 (10:24 CET)

Este domingo más de 60 millones de alemanes están llamados a las urnas para elegir a su líder político. A las ocho de la mañana se han abierto los colegios electorales y han comenzado las votaciones.

Las últimas encuestas apuntan a una victoria del partido de la canciller Angela Merkel. Sin embargo, según los sondeos, no obtendría una mayoría holgada. Existen, por tanto, dudas sobre qué partido acompañará a la canciller durante los próximos cuatro años al frente de la principal economía de la Unión Europea.

Previsiones

Las encuestas dan a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su formación hermana bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), en torno al 40% de los votos, mientras que su actual socio de coalición, el Partido Liberal Demócrata (FDP), se quedaría en torno al 5%, el respaldo mínimo en Alemania para conseguir acceder al Bundestag.

Además, el principal partido de la oposición, el Social Demócrata (SPD), se haría con entre el 26 y el 27% y su aliado tradicional, los Verdes, obtendría entre un 9 y un 10%, un porcentaje similar a La Izquierda, formación nacida antes de las anteriores elecciones.

El nuevo partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD) también superaría el umbral del 5% y conseguiría representación parlamentaria.

Menos apoyo que en 2009

Estos resultados arrojarían un empate técnico entre el centro-derecha y el centro-izquierda, si bien el candidato del SPD y rival de Merkel, Peer Steinbrueck, ha dejado claro que no gobernará en una coalición en la que también esté La Izquierda.

A pesar que todo apunta a que Merkel continuará como canciller cuatro años más, su coalición, previsiblemente, obtendrá un respaldo menor al que obtuvo en los comicios de 2009.

La canciller tendría una exigua mayoría en el Bundestag, mientras que la Cámara Alta, el Bundesrat, estaría controlada por la izquierda, lo que la obligaría a tener que pactar con la oposición seguramente en ambas cámaras.

Euroescépticos

Los expertos temen que en esta nueva coalición los euroescépticos en las filas tanto de la CDU como del FDP cobren protagonismo, impulsados también por la más que probable presencia del AfD en el Bundestag, lo que podría afectar a la posición alemana ante la crisis en la zona euro.

Entre los posibles socios de Merkel, la canciller mantiene una tensa relación con el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, quien, sin embargo, parece ser el único dirigente del partido dispuesto a servir bajo las directrices de la actual líder alemana.

Se vaticinan unas duras y complicadas negociaciones para la formación de la coalición de gobierno que podrían demorarse hasta dos meses. "Serán las negociaciones de coalición más difíciles hasta la fecha", ha subrayado Frank Decker, politólogo de la Universidad de Bonn, a Reuters.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad