Una usuaria circula con un patinete eléctrico de Xiaomi.

Los ayuntamientos de Podemos pinchan la burbuja del patinete eléctrico

stop

Madrid y Valencia encabezan la ofensiva contra el monopatín, un negocio que ha disparado a Xiaomi y a Lime, financiada por Uber

Madrid, 05 de septiembre de 2018 (17:51 CET)

Los ayuntamientos de Podemos han pinchado la burbuja del patinéte eléctrico, el negocio levantado sobre dos ruedas que se ha expandido en las grandes ciudades española. Las empresas que abrieron sus servicios de alquiler en Madrid, Barcelona y Valencia y los fabricantes que han disparado sus ventas de los últimos meses serán los primeros damnificados, pero no los únicos.

El Ayuntamiento de Valencia ha amenazado con retirar con la policía los patinetes de Lime, la empresa financiada por Uber, que ha colocado patines sin autorización municipal, tal como ha confirmado el gobierno local.

En Madrid, el ayuntamiento de Manuela Carmena ha confirmado a este medio que la empresa podrá seguir operando hasta la aprobación de la próxima ordenanza de movilidad, cuya puesta en marcha está prevista para el próximo mes con los votos de los concejales de PSOE y Ahora Madrid. A partir de ese momento, la empresa deberá dejar de alquilar de patinetes eléctricos en Madrid hasta que obtenga la autorización municipal (si es que eso ocurre).

El Ayuntamiento de Barcelona también prohibió los patinetes de alquiler sólo unas horas después de su aparición. La empresa afectada, Bike Mobility, que anunció el servicio con la marca Wind, sufrió la retirada de unas 100 bicicletas por parte del gobierno de Ada Colau por carecer de permisos.

La caída abrupta del negocio del monopatín también podría dejar tocada a una empresa española que luchaba por crear negocio con el alquiler de monopatines en la ciudades. Se trata de Bbuho, una sociedad financiada por Lanzadera, la iniciativa de Juan Roig (presidente de Mercadona) para impulsar la creación de nuevos modelos de negocios y fomentar el emprendimiento local.

Los patinetes eléctricos de alquiler desembarcan en Madrid sin regulación de uso. Por favor que alguien me ayude a entender cómo funciona el mundo: respetamos las leyes o contratamos buenos abogados y millones de sobra para pagar multas o sanciones", publicó Gustavo Santana, fundador de Bbuho en su perfil de LinkedIn.

El Ayuntamiento de Madrid será más tolerante y no sacará por la fuerza a la empresa. Le dará plazo para legalizar su situación y solicitar sus permisos, un trámite que todavía no ha sido activada por la empresa.

Pero el gobierno de Manuela Carmena sí prohibirá a partir del mes que viene la circulación de los scooters por las aceras (para proteger a los peatones) y por la calzada (para proteger a los conductores del monopatín). De esta forma, los aparatos que se multiplican por las ciudades sólo podrán circular por el carril bici, es decir, en zonas muy militadas de la ciudad.

El negocio de Xiaomi, amenazado

Las empresas de alquiler de patinetes eléctricos no serán los únicos damnificados por la ofensiva de los ayuntamientos controlados por Podemos. Xiaomi, fabricante chino que ha disparado las ventas de su monopatín mi Electric Scooter, líder del mercado, según fuentes del sector.

La compañía ha disparado las ventas del producto después de las buenas valoraciones de los usuarios y de varios premios internacionales de diseño y funcionalidad. La compañía no ha querido hacer valoraciones sobre la ofensiva de los ayuntamientos que está limitando y prohibiendo el monopatín. El fabricante chino tampoco ha querido detallar las ventas que ha tenido gracias a su nuevo producto.

Ahora, los usuarios del scooter tendrán que volver al metro o a la bicicleta. O, en el peor de los casos, al coche privado, a los que los ayuntamientos de Podemos también han declarado la guerra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad