Los catalanes ‘exiliados’ piden romper la “espiral independentista”

stop

DEBATE SOBERANISTA

La via catalana, a su paso por Vinaròs./EFE/Jaume Sellart

10 de noviembre de 2013 (21:09 CET)

La sociedad civil se está activando, ya sea a favor o en contra del proceso independentista que se vive en Catalunya. Pero, si bien los colectivos soberanistas llevan meses organizados, y muy presentes en los medios y en las redes sociales, en las últimas semanas se han despertado los ciudadanos que no desean llegar a una ruptura con España.

Si hace sólo una semana se trataba del colectivo Puerta de Brandemburgo, que reúne a profesores universitarios, ahora la nueva referencia es un grupo de ciudadanos, que, bajo el título de Diguem no, que evoca la canción de Raimon, han elaborado un primer manifiesto en contra de la independencia. La característica es que se trata de personas, de profesionales catalanes, que viven fuera de Catalunya.

El impulsor es el editor de Tendencias del Dinero, Carlos Díaz Güell, que incide en “la cantidad de catalanes que vivimos fuera, por distintos motivos, de Catalunya, y que seguimos con preocupación la situación”.

Quiebra social

El manifiesto invita a ciudadanos de Catalunya y de fuera de Catalunya, “a los nacidos en Catalunya o descendientes de catalanes que viven en el resto de España y ciudadanos nacidos en otros lugares de España que viven en Catalunya o descendientes de éstos que viven en la comunidad”.

El motivo que les mueve a agruparse es “la profunda preocupación por la quiebra social y familiar que se está produciendo entre los que hemos optado por vivir fuera de Catalunya y consideramos a esta región parte integrante de España y quienes, producto de un proceso político disgregador impulsado desde fuerzas políticas independentistas, consideran que España y Catalunya son dos realidades distintas”. Esa preocupación es similar a la que expresó el editor del Grupo Planeta, José Manuel Lara.

En el manifiesto se considera “imprescindible” que “el gobierno de España y el gobierno autonómico catalán busquen fórmulas que permitan, dentro de una obligada y justa solidaridad, romper con la espiral independentista actual”.

Legalidad vigente

Pero el posicionamiento de partida también es claro. Con el ánimo de sumar firmantes y miembros al grupo, partiendo de los catalanes que viven ‘exiliados’ en Madrid, el manifiesto reclama que se tenga en cuenta la legalidad vigente. “Por encima de cualquier consideración partidista, el acatamiento de las leyes supone la base de la convivencia y sólo su observancia puede regular la conducta de los ciudadanos en un Estado de Derecho”.

En cualquier caso, y con el transcurso de los meses, y ante el próximo año, en el que se puede intensificar la tensión política porque a finales de 2014 es cuando el Govern del President Artur Mas quiere convocar la consulta soberanista, los colectivos de ciudadanos, de uno y otro signo, han comenzado a organizarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad