Los cinco gestos de CiU para escenificar en Madrid su divorcio

stop

EL ESCENARIO CATALÁN

La ministra de Fomento, Ana Pastor, conversa con el portavoz adjunto de CiU, Pere Macías

24 de junio de 2015 (13:36 CET)

Convergència Democràtica (CDC) y Unió (UDC) han escenificado este miércoles en Madrid su divorcio. El escenario ha sido la sesión de control al Gobierno, pleno durante el que se han apreciado los detalles de la nueva relación. Esencialmente, cinco síntomas dan cuenta de ella. Aunque se han producido situaciones secundarias que evidencian el cisma. Por ejemplo, ha habido dos ruedas de prensa y, además, Unió ha hecho debutar a su jefa de prensa en la Cámara Baja.

Detalles para periodistas al margen, Pere Macias ha confirmado que este miércoles se pedirá a la mesa del Congreso la constitución de dos subgrupos: uno para CDC y otro para UDC. Él mismo apela a la voluntad de los partidos que rigen la mesa. "Las posibilidades parlamentarias no permiten la creación de dos subgrupos" a menos que se produzca un acuerdo político. En todo caso, trabajarán como dos fuerzas autónomas y se repartirán "el ejercicio de las funciones" y los tiempos.

Los diputados catalanes se dan dos semanas para convencer a sus compañeros, esencialmente a PP y PSOE, para que autoricen los cambios. La alternativa es el grupo mixto, opción que CDC y UDC descartan. Ponen de ejemplo la convivencia entre ICV y ERC la pasada legislatura en términos similares a los que ahora se proponen. Además ambos ex socios deben decidir si mantendrán a Jordi Jané como vicepresidente cuarto del órgano rector del Congreso.

Nuevos portavoces

Josep Antoni Duran Lleida seguirá de portavoz oficial a efectos burocráticos de las Cortes. En la práctica, Macias será el portavoz de CDC y Carles Campuzano actuará de adjunto. Josep Sánchez Llibre cubrirá a Duran. Los tiempos de las intervenciones se repartirán según el peso de los diputados que tiene cada formación. Diez escaños los ocupan las filas de Convergència; mientras que otros seis recaen en titulares de Unió. La proporción se trasladará a las intervenciones ante la Cámara.

Los gestos también han tenido su importancia este miércoles en el Congreso. Duran y Macias ya no se sientan juntos. El grupo se distribuye en dos filas de escaños. En la más próxima a la del Gobierno se sentarán cuatro diputados de CDC: Macias, Campuzano, Jordi Xuclà e Imma Riera. Arriba irán los seis diputados de Unió y completarán los espacios los últimos dos representantes de Convergència.

El divorcio entre CDC y UDC tiene estos cinco gestos:

  • Petición formal a la Mesa para separarse en dos subgrupos
  • Nombramiento de nuevos portavoces no oficiales
  • Reparto de los tiempos de intervención y las comisiones en proporción 10/6
  • Cambio de escaños
  • Sustitución del vicepresidente cuarto de la mesa del Congreso
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad