Los fieles a Mas logran el fichaje colectivo de argentinos independentistas

stop

FENÓMENO SOCIAL

Manifestación a favor de la independencia de Cataluña en Buenos Aires.

Madrid , 01 de septiembre de 2015 (22:00 CET)

El movimiento separatista catalán ha buscado en los inmigrantes argentinos un nuevo apoyo para internacionalizar su causa. Y lo ha conseguido. Un grupo de argentinos ha fundado Argentins per la Independència, movimiento que pretende concienciar a los inmigrantes de ese país de la necesidad de apoyar la independencia de Cataluña.

La agrupación, presentada en público en el Fossar de les Moreres, lugar de culto del independentismo, el 4 de septiembre pasado, pretende que la comunidad de inmigrantes de ese país se haga eco de las tesis separatistas. Su fundador, Diego Arco, presidente del Casal Argentí de Barcelona, asegura que el movimiento pretende ayudar en la independencia de Cataluña, así como los catalanes –según su versión histórica— ayudaron a la independencia argentina.

El Casal Argentí es conocido por su propaganda activa en favor del independentismo y ahora de la corriente política de Junts pel Sí. Durante su presentación, leyó un documento titulado "¿Por qué sos independentista?". La actividad de promoción política coincide con el Espai Latino, una entidad de inmigrantes promovida por CiU y por la fundación Catdem, que investiga la policía por las comisiones ilegales del 3%.

Proselitismo en asados

El hombre detrás de la fundación, que intenta colar el mensaje soberanista en las fiestas nacionales de los bolivianos y los ecuatorianos, es el convergente Ángel Colom, pero otro argentino, Rodrigo Roco, le asiste. Roco no oculta que es un hombre de partido. De hecho, en su foto de perfil de Twitter se muestra orgulloso junto con Artur Mas.

El activista argentino se comprometió con Colom a hacer cursos "de formador de formadores" para invitar a "muchos miles de argentinos" a votar por el  Sí-Sí en la consulta independentista de 2014. El grupo de argentinos liderados por Roco, y residentes en Castelldefels, Sabadell, Vilafranca y Barcelona, prometieron buscar adeptos a la causa en "asados y vermuts" y en fiestas organizadas en casas particulares o locales, según desvela Xarxaindepe.org.

"Los argentinos que hacen campaña por la independencia de Cataluña provienen de una ola migratoria muy anterior a la de la década pasada. Es gente muy arraigada, que luchó contra la dictadura y que se adhirieron al espacio cultural independentista. Ahora tienen un discurso muy monolítico y siempre repiten cosas como que España nos roba y consignas parecidas. Han sido el ejemplo del inmigrante perfecto que los nacionalistas quieren ver, que habla catalán y que participa en castellers", explica el presidente de Fedelatina, el argentino Javier García Bonomi, que no promueve la independencia de Catalunya aunque ve con buenos ojos la salida a través de un referéndum.

La monja y la tertuliana

Pero las cabezas más visibles del movimiento han sido la monja Lucía Caram, ganadora del premio Catalana del Año otorgado por El Periódico, y Patricia Gabancho, tertuliana habitual de TV3. Caram supo adaptarse a su entorno cuando al llegar al convento, las monjas no le regalaron un rosario o una Biblia, sino un libro para aprender catalán. Y Gabancho, argentina de nacimiento, asegura que fue independentista desde su época universitaria.

La popular tertuliana explica a este medio que no es inmigrante, porque ella concibe la inmigración sólo como un estado temporal que termina en una adaptación plena al nuevo entorno político, social y cultural. Y su adaptación ha sido tan plena que confiesa que tiene poco contacto con el colectivo argentino, a quien considera –salvo las mencionadas excepciones— poco proclive a la causa independentista por ser "algo cerrado".

"Soy independentista desde la transición cuando estuve con el movimiento más rupturista, radical, de izquierdas y barbudo", explica Gabancho. "Luego asumí que habíamos perdido y acepté la Constitución. Pero cuando en 2006 el Tribunal Constitucional negó la posibilidad del nuevo estatuto, me di cuenta que no había nada que hacer", añade.

También a la cabeza en Podemos

Además de los independentistas, el colectivo argentino también ha visto emerger a Álvaro Dante Fachin, abanderado de Podemos en Cataluña, y a Gerardo Pisarello, el número dos de Ada Colau. Aunque no se han pronunciado a favor de la independencia, ambos defienden el derecho de autodeterminación de Cataluña. 

Pero ¿qué tiene el colectivo argentino, capaz de integrarse mucho más que el resto y de asumir causas con muy pocas conexiones con su país de origen? "Tienen un nivel educativo y socio-cultural más elevado que el resto de inmigrantes. Cuentan con una formación y una astucia entrenada. Y la izquierda nacionalista les ha allanado el camino para que puedan defender, sin problemas ni complejos, causas similares a las que abandera la Liga Norte", explica Félix Ovejero, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Barcelona.

Ovejero, al igual que dirigentes de la inmigración, considera que algunos de los independentistas albicelestes pueden estar movidos por la oportunidad de conectarse con la corriente política dominante. Pero no siempre esto se logra. En 2009, los dirigentes de Esquerra intentaron, sin éxito, que las entidades latinoamericanas celebraran sus fiestas utilizando el catalán en actos públicos. Y hasta el exconcejal Jordi Portabella recriminó que Messi y otros futbolistas no dieran ejemplo a su colectivo hablando catalán. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad