Los inversores exigen un interés superior al 2,3% por comprar la deuda de Madrid

stop

DESCONFIANZA DE LOS MERCADOS

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

desde Madrid, 26 de octubre de 2015 (15:06 CET)

"El precio del bono baja porque mucha gente está vendiendo. No lo quieren", responde Javier Domínguez, socio director de la sociedad de valores Auriga Global, a la pregunta de si está bajando la confianza de la deuda del Ayuntamiento de Madrid tras anunciar, el pasado 6 de octubre, que no renovaría en 2016 el contrato con las agencias Standard & Poor's y Fitch para seguir auditando la deuda de la capital.

De las cinco emisiones de bonos del Ayuntamiento de Madrid que, en estos momentos cotizan en el mercado secundario de deuda, la "más representativa es la que vence en junio de 2021", apunta Domínguez. Una emisión de 200 millones de euros a quince años y a un tipo fijo del 4,35%.

Amago de caídas

"En los primeros días de octubre [coincidiendo con el anuncio de no renovación de esos contratos] se percibe un amago de caídas", señala el socio director de Auriga. Lo hacía para situarse en un precio de 112,5 euros.

Evolución del bono del Ayuntamiento de Madrid que vence en junio de 2021

Que no era el más bajo del alcanzado en las últimas semanas. De los 118 euros a que este bono cotizaba a mediados de marzo, dos meses antes de las elecciones, se desplomó a 110 euros, un 7% menos, coincidiendo en el momento en que, tras pactar con el PSOE, Manuela Carmena se convirtió en alcaldesa de Madrid.

Emisiones con poco volumen

De todas formas, según apunta Fernández, al tratarse emisiones de tan poco importe –entre 100 y 300 millones–, "estos bonos tienen una vida muy limitada en el secundario como se aprecia por el poco volumen que se mueve". Para que una emisión tenga peso en este mercado requiere que el importe sea superior a 1.000 millones de euros y un plazo de amortización de cinco años.

Las cinco emisiones vivas de bonos del Ayuntamiento de Madrid suman un total 1.010 millones de euros. Fueron emitidas entre 2006 y 2008, con vencimientos entre 2017 y 2036, y a tipos fijos de entre el 4,35% y el 5,078%.

Diente de sierra en emisión variable

Solo una, la emitida en junio de 2007 por 200 millones, y con vencimiento en octubre de 2022, es a tipo variable. "De momento, no se observa una tendencia clara. Un sube y baja continuo, con dientes de sierra de escasa entidad y con movimientos mínimos entre 85 y 86 euros", explica Fernández.

Hace algunas semanas, dicho título captó una oferta de financiación de 5 millones de euros, que superaba el coste de financiación del Tesoro de España en 75 puntos básicos. Sin embargo, ahora la brecha se ha abierto por encima de los 120 puntos, por lo que las exigencias para comprar esos títulos son mucho mayores.

El doble de lo que le cuesta al Estado

Un bono similar, con vencimiento a siete años, le cuesta al Estado un 1,1%, en torno a un 1,6% a la Comunidad de Madrid y se eleva por encima del 2,3% si quien lo ofrece es el Ayuntamiento de Madrid.

Los actuales 6.000 millones de euros de deuda del Ayuntamiento de Madrid supusieron en 2014, por amortización y pago de intereses, un coste de 1.500 millones de euros, casi cuatro veces de lo que el servicio de la deuda representaba en 2009.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad