Los abogados de los políticos independentistas presos en la vista previa del juicio del 1-O. EFE

Los presos independentistas exigirán al Supremo declarar en catalán

stop

El abogado de los presos en huelga de hambre anuncia que sus clientes pedirán servicio de traducción simultánea al Supremo

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Los abogados de los políticos independentistas presos en la vista previa del juicio del 1-O. EFE

Barcelona, 18 de diciembre de 2018 (11:13 CET)

Primer golpe de efecto en el juicio del procés. El abogado de los presos independentistas en huelga de hambre, Jordi Pina, ha anunciado esta martes en el Tribunal Supremo que sus clientes (Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn) solicitarán servicio de traducción simultánea durante el proceso para poder declarar en catalán.

Pina realizó este anuncio en la sesión que debe dilucidar si el Tribunal Supremo es competente para juzgar a los presos soberanistas. Las defensas de los independentistas sostienen que no lo es y que debe ser el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) quien se haga cargo de la causa.

El abogado Pina recordó que la causa de la consulta del 9-N se desarrolló plenamente en catalán en el TSJC y explicó que sus clientes tienen el deseo de poder hacer lo mismo ante el Tribunal Supremo, si es la instancia que finalmente asume la causa, como todo apunta.

El precedente del 9-N

Los abogados de los presos independentistas defendieron ante el juez Manuel Marchena que la causa del procés debería regresar a Cataluña con el argumento de que “la materia de la consulta del 9-N ya no era materia del Tribunal Supremo”.

“Se dejó muy claro que la competencia era del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña”, subrayó el letrado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eyde. “No cuestionamos el tribunal, cuestionamos que la causa no es competencia de este tribunal”, subrayó el abogado.

También intervino la abogada de Carme Forcadell, la letrada Olga Arderiu, para insistir en el argumento de que la causa debería juzgarse en Cataluña. "Si se hubiera declarado la independencia se habría hecho al Parlament, por lo tanto la competencia seguiría siendo de Cataluña", sostuvo.

Todas las defensas coincidieron en que es muy improbable que el Supremo acepte trasladar la causa al TSJC.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad