Los 'sabios' de Mas piden ahora una lucha “eficaz” contra el fraude

stop

El Carec ve prioritario acabar con la evasión fiscal antes que incrementar los impuestos

Salvador Alemany

26 de julio de 2013 (21:43 CET)

El organismo de carácter económico que asesora al President Artur Mas, el Carec, ha querido, en todos sus informes, que las medidas que recomienda puedan afectar al conjunto de España. Lejos de concretarse en las competencias que tiene la Generalitat, el Carec, que preside Salvador Alemany, sigue pensando que Catalunya tiene un papel determinante para seguir impulsando las estructuras económicas de España, a pesar de las dificultades políticas e institucionales.

Y esta vez, con escándalos como el protagonizado por el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, o por el caso Palau de la Música –el propio Artur Mas comparece este próximo miércoles en el Parlament para dar explicaciones-- reclama una lucha decidida y “eficaz” contra la evasión fiscal y la economía sumergida.

Más efectivos para investigar


El Carec pide que el Consejo Territorial para la Dirección y Coordinación de la Gestión Tributaria analice la revisión de la operativa de la función pública de España de control tributario. Se considera que se debe revisar la metodología para mejorar, realmente, su eficacia.

Una de las posibilidades –y aquí coincide con los propios técnicos de Hacienda-- es revisar el número de efectivos que se dedican al control tributario de España. Y es que el conjunto del Estado está a la cola de la Unión Europea en ese número de recursos, junto con Italia y Estonia, que, curiosamente, también presentan un elevado porcentaje de economía sumergida.

Transparencia por territorios

En España ese porcentaje, según diferentes cálculos, está por encima del 20%. Una cuestión importante es analizar si el reparto territorial de esos efectivos es o no equilibrado, equitativo o transparente, después de que, en determinados despachos de abogados se haya considerado que la investigación fiscal ha tenido una especial atención en Catalunya, respecto a otros territorios.

El organismo que preside Salvador Alemany se basa en un documento de la Comisión Europea, Improving tax governance in EU Member States: Criteria for successful policies, en el que se considera que el personal de la administración tributaria parece cuantitativamente bajo “en Italia, España y Estonia”.

La CE sugiere que “los estados miembros con menos de 1.000 empleados públicos por millón de habitantes deberían investigar si sería útil aumentar el número de profesionales”.

Entre las propuestas del Carec se incluye una segmentación de los contribuyentes en función de su perfil de riesgo; la lucha contra el software que suprime electrónicamente un porcentaje de las ventas para eludir impuestos; o fomentar el pago con tarjeta.

Más colaboración

Los llamados 'sabios' económicos que asesoran a Mas mantienen en sus informes una tónica, la de tratar de buscar colaboraciones con las instituciones del conjunto del Estado, pese a que el Govern de CiU mantenga, en paralelo, su proyecto soberanista, y la intención de constituir una Hacienda propia.

Pero en el documento del Carec se llama la atención sobre el Consejo Territorial para la Dirección y Coordinación de la Gestión Tributaria, que está integrado por representantes de la Hacienda estatal y de la administración de la Generalitat.
En ese marco de colaboración se ve recomendable que se estudien medidas como la posibilidad de introducir en España infracciones tributarias específicas que reflejen "conductas típicas" de la economía sumergida, como la de realizar ventas sin factura un día concreto.

¿Cerca de ICV?

Por tanto, para el Carec hay alternativas a la insuficiencia de ingresos por parte del Estado. Y coincide, con ello, con posiciones defendidas por el PSC, ICV o IU, a pesar de que el organismo asesor tenga un sesgo, en sus diferentes documentos, claramente liberal.

Así, defiende que la reducción del fraude fiscal, y el afloramiento de la economía sumergida debe ser una “prioridad de las políticas públicas”, con una apuesta por ampliar las bases imponibles y combatir todas esas deficiencias, que será siempre mejor –se entiende-- que incrementar los impuestos a los ciudadanos más cumplidores.

Confianza en las instituciones

Precisamente, y se denuncia la actual situación, la pérdida de confianza en las instituciones públicas, tras los numerosos casos de corrupción y sonados casos de fraude fiscal, no ayuda a que los ciudadanos tomen conciencia de la importancia de cumplir con las obligaciones que marca la Hacienda pública.

Y, siempre con esa intención de colaborar, el Carec insta a Hacienda, en el caso de Catalunya, a que comparta la información de forma sistemática con la Agencia Tributaria de Catalunya. “No se entiende que haya espacios de reserva” entre las distintas administraciones de un mismo Estado, porque, entre otras cosas, es ineficiente.

Pero esa cuestión atañe a la confianza entre los dos gobiernos, el central, y el de la Generalitat, muy deteriorada desde el choque institucional provocado por el proyecto soberanista de CiU.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad