Los sindicatos catalanes 'indignados' por los recortes del Govern

stop

PROTESTAS

Josep Maria Àlvarez y Joan Carles Gallego

30 de septiembre de 2011 (14:31 CET)

La débil situación económica, la tasa de desempleo cercana al 22%, y los recortes insistentes de las administraciones públicas han propiciado una llamada masiva a los ciudadanos. Los sindicatos catalanes UGT y CCOO han convocado una manifestación en la Ciudad Condal el próximo 6 de octubre a las seis de la tarde desde la plaza Urquinaona para hacer público el rechazo ante el 'tijeretazo social' que están llevando a cabo los diferentes gobiernos.

Este llamamiento se configura dentro de un marco de movilizaciones internacional para los días 6 y 7 de octubre que ha publicado la Federación Sindical Internacional con el objetivo de luchar “por un trabajo digno que no significa un privilegio, sino que es un derecho”, según ha subrayado el secretario general de CCOO de Catalunya, Joan Carles Gallego.

Las cifras resultan alarmantes. Más de 20 millones de personas en Europa no tienen un trabajo en la actualidad, lo que significa más de cuatro millones de españoles y 700.000 catalanes. Además, el paro juvenil en España, para los menores de 25 años, supera ya el 40%.

Las nuevas políticas, basadas en diversos recortes de los sectores públicos y nuevas condiciones laborales que se centran en el encadenamiento de contratos temporales, han derivado en un total de 87.000 hogares catalanes sin ingresos económicos y 182.000 familias que sobreviven con las prestaciones sociales de paro o subsidio laboral.

Recortes en sanidad y educación

Las diferentes administraciones de las comunidades autónomas españolas han comenzado a recortar gastos a una velocidad de vértigo. Hace tan sólo unos días, el President de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, anunciaba una bajada en el salario de los sanitarios catalanes y retrasos en los pagos a las residencias y centros discapacitados, a lo que se le une la eliminación de la sexta hora en la educación. Nuevas propuestas que ayudarían al Govern a reducir gastos y cumplir con el objetivo de déficit establecido.

Sin embargo, son unas políticas que significan para las agrupaciones de los trabajadores “un pérdida de calidad y más profesionales en el paro”, en palabras del portavoz de UGT de Catalunya, Josep Maria Àlvarez.

“Reclamamos que se termine con el sistema de recortes porque este país no puede sobrevivir a estos sobresaltos y que se activen medidas para solucionar los problemas estructurales y de desempleo que ahora están paralizadas”, ha insistido Àlvarez. “Más que una crisis, la situación actual parece una depresión”, ha añadido el sindicalista al mismo tiempo que ha exigido al Govern más frentes abiertos hacia el diálogo social y una reactivación de la economía basada en la generación de empleo.

Acercamiento entre sindicatos y patronales

Gallego y Álvarez han coincidido en señalar la importancia de un acercamiento entre el Govern y las agrupaciones sociales de Catalunya. Una iniciativa a la que se suma una de las patronales catalanas, Foment del Treball, con la que ambos sindicatos han mantenido diversos contactos con el fin de avanzar hacia un progreso económico y social.

Álvarez ha hecho hincapié en que “un país de recortes es un país sin futuro” por lo que surge la necesidad de salir a la calle y protestar para que los políticos “sean conscientes de las consecuencias que eso puede tener”. El portavoz de UGT ha mostrado su apoyo a los manifestantes del sector sanitario catalán que ayer bloquearon el acceso de la avenida Gran Via de Barcelona y que irrumpieron en el interior del Institut Català de la Salut (ICS). “Nadie nos pondrá el pie delante cuando nos tenemos que movilizar”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad