Mafo: "El sectarismo del PP provocó la desconfianza de los mercados"

stop

El ex gobernador del Banco de España asegura que el Ejecutivo de Mariano Rajoy acabó gestionando "bien" la crisis financiera, pero que la lucha partidista es el gran problema de España

Manel Manchón

El ex gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha negado haber recibido las alertas sobre Bankia. / ED-Archivo
El ex gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha negado haber recibido las alertas sobre Bankia. / ED-Archivo

Barcelona, 29 de enero de 2016 (01:00 CET)

Los dirigentes del PP no pueden verle. Y el sector económico tiene dudas sobre su gestión. Pero Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Madrid, 1945), más conocido como Mafo, se defiende. Fue el gobernador del Banco de España entre 2006 y 2012, el periodo más convulso de la historia reciente del país. Le tocó, como él mismo dice, "enterrar a los muertos", porque, entre otras cosas, acabó con las cajas de ahorro. Ahora afirma que los dos gobiernos, el del PSOE con Rodríguez Zapatero, y el del PP con Mariano Rajoy, "han hecho bien las cosas", respecto a la crisis financiera, pero que la lucha partidista acaba siendo muy perjudicial para el conjunto de España.

Mafo acaba de publicar Economistas, políticos y otros animales (Península), en el que difunde un nítido mensaje: "El problema es que se dialoga y se pacta poco, que se hace una reforma fiscal en cuatro horas, que somos poco ilustrados, en comparación con los países de nuestro entorno, y que, aunque la democracia se basa en las mayorías parlamentarias, no se puede gobernar a golpe de decreto", en una clara alusión al gobierno de Rajoy.


El debate de Solbes y Pizarro

El ex gobernador del Banco de España asegura, en una entrevista con Economía Digital, que él mismo advirtió de los problemas que se podían avecinar, gracias a los servicios internos de supervisión del organismo que dirigía.

¿Pudo haber hecho más? ¿Ha vuelto a ver el debate entre Pedro Solbes y Manuel Pizarro en la campaña electoral de 2009? Mafo responde que no lo ha vuelto a ver, pero que recuerda que Pizarro "dijo lo que se iba conociendo, pero no que llegaba una crisis financiera de tal magnitud. Lo que apuntaba era evidente, que la economía española ya estaba ajustándose, porque desde 1996 hasta la mitad de 2006, el crédito subió un 30%, pero empezó a bajar desde ese momento, y Pizarro lo dijo, pero todo el mundo lo sabía. No entiendo cómo ganó Pedro Solbes, que sirvió para que Zapatero ganara".

¿Si el Banco de España denunciaba la burbuja, como su antecesor Jaime Caruana ya lo mencionó en 2003, por qué los gobiernos no atajaron el problema? "Por el efecto rebaño, que decimos los economistas, todo el mundo quiso pensar que todo seguía bien, pese a personas, como el economísta José García Montalvo, que insistían en la gran burbuja, pero las burbujas se repiten a lo largo de la historia, pese a las lecciones que se van aprendiendo".


Las diferencias con Mario Monti

El gran problema, para Mafo, como explica en el libro, y reitera en la entrevista con Economía Digital, se produce cuando llega a La Moncloa Mariano Rajoy. "En sólo seis meses de Gobierno, el PP hundió la confianza en el Reino de España y tuvo que pedir un rescate", asegura.

¿Cómo sustenta esa tesis? "El sectarismo del PP, hablando mal del anterior gobieno, provocó la desconfianza de los mercados, con decisiones complicadas de justificar, como el retraso para elaborar los presupuestos, esperando ganar las elecciones en Andalucía, o negándose a adoptar lo que se defendía desde el anterior Ejecutivo, como el aumento del IVA. Todo eso provocó miedo en los mercados, a diferencia de lo que comenzó a aplicar Mario Monti en Italia".

Mafo admite que Zapatero tardó en reaccionar ante la crisis económica. Pero quiere precisar, cuando se le reprocha que ahora quiera dar lecciones. "Zapatero tardó en adoptar medidas macroeconómicas, como el ajuste presupuestario, pero no para resolver la crisis financiera. No toma decisiones de ajuste hasta 2010, pero se elaboró un decreto de liquidez financiera en 2008, y el FROB se constituyó en 2009, para resolver el problema de las cajas, dejando claro que los bancos no tenían ningún problema, y que la prioridad eran las cajas de ahorro. También se adoptan medidas de requerimiento de capital en 2011. El problema, repito, se produce en los seis meses siguientes a la llegada de Rajoy a la Moncloa, y después reorienta el problema y lo resuelve de forma satisfactoria, y eso también hay que decirlo".


Bankia y Goirigolzarri

¿Lo más determinante no fue Bankia? "Sí, eso fue crucial, por lo menos el Gobierno del PP mantuvo la apuesta del Banco de España por José Ignacio Goirigolzarri, un buen gestor. Insisto en que el error es que el ministro de Economía –Luis de Guindos-- puso en cuestión todo el sistema. En una entrevista en Financial Times habló de que la banca necesitaba provisionar 50.000 millones de euros. Era cierto, de hecho eran 60.000 millones, y era lo que el propio Banco de España le había dicho, aunque él quisiera redondearlo a 50.000 millones. Pero eso no se dice, se hace. Con esa voluntad de airear todo lo que estaba mal, se provocó el pavor en los mercados".

¿Y el papel de Rato? "Ahí no hablo, está sujeto a procesos judiciales. Lo que digo lo expongo en el libro y es un artículo publicado en El País el 11 de septiembre de 2003".

En ese escrito, titulado El legado de Rato, Mafo, que no sabe quien podría ganar las elecciones de 2004, si el candidato del PP entonces, Mariano Rajoy o José Luis Rodríguez Zapatero, expone que Rato sólo actuó a corto plazo, y que descuidó las políticas para ganar productividad y competitividad. Mafo avisa en ese artículo de todos los males que sufriría España justo después, y que afectarían a Zapatero, como la dependencia excesiva de la demanda interna, y de los bajos tipos de interés. La cuestión es que, después, desde el Banco de España, Mafo no supo o no pudo reorientar lo que él mismo vio en 2003.


Los peligros actuales

Ahora Fernández Ordoñez advierte de nuevo sobre los males de la economía española, a las puertas de que se forme un nuevo gobierno, pese a que no quiere decir "nada, ni influir", sobre qué coalición se podría formar. "Los buenos economistas son los que apuntan lo que no se ve, no lo que se ve. Y los bajos tipos de interés, el petróleo barato o el cambio satisfactorio del euro respecto al dólar tendrán un límite. Hay que pensar en las consecuencias, y anticiparse".

Pero eso no se hizo cuando él fue Gobernador del Banco de España. "El efecto rebaño", recuerda Mafo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad