Margallo apadrina la puesta de largo de ED Libros en Madrid

stop

El exministro de exteriores, partidario de una reforma de la Constitución, presentará 'Cuando pintábamos algo en Madrid', de Josep López de Lerma

Economía Digital

Carme Forcadell junto a José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores en funciones, en el Salón Náutico de Barcelona. EFE/Quique García
Carme Forcadell junto a José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores en funciones, en el Salón Náutico de Barcelona. EFE/Quique García

Barcelona, 21 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

José Manuel García-Margallo, exministro de exteriores, y diputado del PP en el Congreso, no se ha mordido la lengua en los últimos meses. Su voluntad de aportar soluciones, aunque pudieran situarse fuera de la ortodoxia del partido, ha sido contanste. Se quedó fuera del gobierno, con la nueva investidura de Mariano Rajoy, pero mantiene su idea de que la solución a la situación política de Cataluña pasa por una reforma de la Constitución. El exministro debatirá sobre esas posiciones junto al exdiputado de CiU, Josep López de Lerma, en un acto este jueves en Madrid, coorganizado por ED Libros y la Fundación Diario Madrid.

Margallo y López de Lerma debatirán a partir del libro Cuando pintábamos algo en Madrid, del exdiputado de CiU y ex vicepresidente del Gongreso. López de Lerma analiza el papel que tuvo el catalanismo político desde la recuperación de la democracia, y considera que aquella experiencia tuvo un sentido para "el aumento del autogobierno en Cataluña, pero también para garantizar la estabilidad del Estado".

En el acto de este jueves, en Madrid, participará también el veterano periodista, vicepresidente de la Fundación Diario Madrid, Miguel Angel Aguilar, y el director editorial de ED Libros, Fèlix Riera. López de Lerma ya presentó el libro en Barcelona, con una gran asistencia, en un debate en el que criticó con contundencia la apuesta independentista de la nueva CiU.


López de lerma-madrid-margallo



El Gobierno ha puesto en marcha una operación política para encauzar el llamado problema catalán. La protagoniza la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que dispone de un depacho propio en al delegación del Gobierno en Barcelona.

La otra pata de esa operación es el nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, un político experimentado, que proviene de Unió Democràtica, y que busca establecer un puente con el empresariado y la sociedad catalana. Sin embargo, aunque el Ejecutivo de Mariano Rajoy pretende solventar todas las cuestiones económicas que quedan pendientes, desde el nuevo modelo de financiación autonómica a las inversiones del Estado en Cataluña, pasando por un programa de inversiones en Cercanías, todavía no se desea abordar el estatus jurídico de Cataluña.

Igualdad de derechos

Y ahí es donde sí entra García-Margallo, que ha defendido una reforma de la Constitución para lograr un mejor encaje de Cataluña, que pasa por un reconocimiento específico de su condición de nacionalidad, como se indicó en la Constitución, aunque no se desarrolló.

El ex ministro de Exteriores, que ha asegurado que ese mejor encaje de Cataluña en España se debería abordar "respetando unos principios básicos, como la unidad de España, la igualdad de derechos y obligaciones y un entorno de solidaridad", no ha ocultado sus complicadas relaciones con la vicepresidenta. Ese choque, con puntos de vista diferentes, no sólo respecto al tema catalán, lo resolvió Rajoy con la salida de Margallo del Gobierno.

El ahora diputado del PP en el Congreso se atrevió, sin embargo, a constrastar directamente sus puntos de vista con los propios independentistas. Y protagonizó debates televisivos con Oriol Junqueras, el vicepresidente del gobierno catalán, en los que defendió por qué los catalanes deberían apostar por permanecer en una España unida, aunque admitiendo la necesidad de mejorar diversos aspectos, fundamentalmente en el capítulo económico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad