Margallo rechaza que el Gobierno pacte una consulta soberanista

stop

VIA CATALANA

10 de septiembre de 2013 (13:19 CET)

El Gobierno central lo tiene claro, pese a que mantendrá todas las vías de diálogo con el Govern de la Generalitat. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Margalló, ha cerrado la puerta a la posibilidad de pactar un referéndum con el Govern, pero ha incidido en que el Ejecutivo buscará “una fórmula” que permita a Catalunya un mejor encaje en España a través de una reforma de la organización territorial del Estado.

Esa fórmula respetará el orden constitucional y la unidad de España, pero contará también con una revisión en profundidad del modelo de financiación.

Margallo ha sido explícito, en el transcurso de un desayuno informativo en Madrid, en el Fòrum Europa. “No es posible un referéndum pactado”, ha asegurado.

El adiós  a la Unión Europea

¿Entonces, Margallo recomienda a Mas otra solución? El ministro ha constatado, como aseguró el propio President catalán, que la alternativa sería una declaración de independencia. Eso sí, en ese caso, según el responsable de Asuntos Exteriores, “el adiós a España sería el adiós a la Uníón Europea”.

Margallo, en cualquier caso, ha insistido en un programa de reformas que buena parte de los dirigentes del PP comparte, aunque por razones electorales y de oportunidad siguen sin mostrar con detalle. El propio vicesecretario general del PP, Carlos Floriano, mantiene la necesidad de reorientar, aprovechando la coyuntura económica y la necesidad de reformas institucionales, todo el estado autonómico.

Sobre ello, Margallo ha insistido en que la Constitución española es el producto de un momento político muy concreto, en el año 1977, y que es posible revisar la organización territorial del Estado, eso sí, según él, respetando el artículo número 2, que se refiere a la “indisoluble unidad de la nación española”. Respecto al modelo fiscal, el ministro considera que sus principios “se han quedado viejos”.

La presión de la ANC


Y con esa reforma del modelo fiscal, “hay que encajar los sistemas de financiación de todos los actores de la vída pública, la administración central, las comunidades autónomas, las corporaciones locales y la Seguridad Social”, según Margallo.

La cuestión es que el Gobierno trata de reaccionar, con más o menos convicción, y una buena parte de la sociedad catalana está ya en otra cosa.

Prueba de ello es la posición de la presidenta de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC), Carme Forcadell, quien ha pedido una respuesta contundente de los catalanes para que participen masivamente en la vía catalana que unirá, a través de una cadena humana, todo el territorio catalán este miércoles durante la Diada del 11 de septiembre.

La idea, según Forcadell, es convencer a Mas a que convoque la consulta en 2014.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad