Mas, acorralado: EEUU rechaza la tasa a las bebidas refrescantes que propuso ERC

stop

El embajador norteamericano en España advierte al presidente catalán de las consecuencias que tiene aplicar este impuesto

Artur Mas, en una imagen reciente en el Parlament./EFE/Toni Garriga

05 de marzo de 2013 (13:14 CET)

El presidente de Catalunya, Artur Mas, se encuentra entre la espada y la pared. Mientras Esquerra Republicana de Catalunya, liderada por Oriol Junqueras, le impuso al Govern la aplicación de un nuevo impuesto para las bebidas refrescantes, ahora la embajada de Estados Unidos en España le advierte de las graves consecuencias que tendría este gravamen.

El embajador norteamericano en España, Alan Solomont, visitó hace apenas un mes a Mas para transmitirle su preocupación ante la nueva tasa, según apuntan varios medios. Entiende que va en detrimento de dos grandes marcas: Coca-Cola y Pepsi. Estas firmas dominan el 70% del mercado de este tipo de bebidas en Catalunya.

Huida de inversores extranjeros

Además, asegura que sería discriminatoria porque afectaría principalmente a estas dos compañías y advierte que, de aplicarse definitivamente, ahuyentará a los inversores extranjeros, sobre todo de EEUU.

Esta medida, no obstante, no ha sido idea de Mas. El presidente de la Generalitat hizo un pacto de Gobierno con ERC bajo determinadas condiciones. En concreto, Junqueras exigía un impuesto para las bebidas azucaradas, así como posibles tasas a las centrales nucleares y a la banca por los depósitos.

El objetivo de los republicanos es claro: llenar las arcas públicas, atendiendo a la falta de liquidez de Govern. La Generalitat podría recaudar hasta 30 millones de euros con el gravamen a las compañías de refrescos con azúcar.

Mala imagen


Pero al embajador de EEUU no sólo le preocupa la reacción de compañías como Coca-Cola o Pepsi. También teme que sea una forma de señalar que este tipo de bebida es una de las causas de la obesidad infantil.

Del mismo modo, tras el conocimiento de dicho impuesto, la Asociación de Bebidas Refrescantes, Anfabra, alertaba de que perjudicaría de forma considerable la imagen de las compañías del sector y consideraba la iniciativa discriminatoria con respecto a otros productos alimentarios con mayor concentración de azúcares.

Otras medidas similares


El gobierno catalán no es el único que ha pensado en incluir un impuesto a determinados productos. Los colegios de médicos de Inglaterra también han solicitado un impuesto por el consumo de fast food así como para las bebidas con azúcares que suponga un incremento del precio de hasta un 20%.

Del mismo modo, el gobierno balear presidido por José Ramón Bauzá daba luz verde en febrero a un nuevo gravamen sobre los envases para proteger el medio ambiente. En este caso, la tasa puede variar entre dos y 65 céntimos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad