Mas aprueba una nueva subida de impuestos sin presupuesto

stop

NUEVAS TASAS

Andreu Mas-Colell, responsable de Economía | EFE

18 de junio de 2013 (14:28 CET)

El Govern busca como sea nuevos ingresos, aunque no pueda aprobar, por el momento –a mediados ya de año-- los presupuestos de 2013. El Consell Executiu ha aprobado este martes una nueva subida impositiva, esta vez el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que pasa del 8% al 10% y que grava la compra-venta de pisos de segunda mano.

El presupuesto para 2013, en todo caso, sigue sin llegar. El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, ha considerado que en agosto las cuentas ya podrían estar aprobadas. Y con esa fecha se actualizará el aumento del ITP, con una previsión de ingresos de 150 millones de euros anuales.

Es decir, que este año la Generalitat ingresará por ese concepto menos de la mitad de esos 150 millones. Mas-Colell ha justificado ese aumento para equilibrar el impuesto con el aumento del IVA que se cobra por la compra de viviendas nuevas. Lo que ha ocurrido es que el Govern pensaba hacerlo con el nuevo presupuesto, y ante la demora, y el paso de los meses, el conseller ha decicido aprobar la subida del ITP, aunque con fecha de 1 de agosto.

Impuesto a los casinos

En paralelo, Mas-Colell ha justificado la bajada del impuesto sobre el juego, en concreto sobre los casinos, para poder competir y favorecer el proyecto de Barcelona World en los terrenos de Vila-Seca y Salou, al lado de Port Aventura. El impuesto pasará del 55% al 10%, lo que ha creado un gran malestar en todo el sector, al entender que es un traje a medida para el proyecto recreativo que trata de impulsar el Govern.

Según Mas-Colell, la Generalitat no puede obviar la competencia y el hecho de que Madrid haya rebajado el impuesto hasta el 1%.

Sucesiones

En cualquier caso, el conseller Mas-Colell sigue a la espera del objetivo de déficit que le marque el Gobierno central, para poder elaborar las cuentas de 2013. La advertencia a Esquerra Republicaba, sin embargo, es clara. Si los republicanos no apoyan las cuentas, el Govern deberá mantener la prórroga de los presupuestos para todo el año, pero no aprobará el paquete de medidas fiscales que defiende Esquerra, que incluye una tasa sobre los carburantes en los vuelos que despeguen de los aeropuertos de Catalunya o una tasa sobre las bebidas refrescantes.

Esta semana, CiU y ERC aprobarán una moción en el Parlament en la que apuestan por modificar el impuesto de sucesiones, con la voluntad, también, de ingresar unos 150 millones de euros.

Pero no concretan todavía cómo piensan hacerlo, aunque la idea inicial es mantener el impuesto como lo dejó el tripartito que presidió José Montilla, y dejar sin efecto la reforma que adoptó Artur Mas cuando accedió al Govern en 2010.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad