Mas desoye a Rajoy: camino a la independencia

stop

SOBERANISMO

Artur Mas, en el Palau de la Generalitat./EFE/Toni Garriga

12 de febrero de 2013 (18:37 CET)

Artur Mas siempre se ha mostrado favorable al diálogo, no ha cerrado las puertas. Pero sigue el guión que le han escrito sus asesores y que comparte con Esquerra Republicana. El president de la Generalitat, desoye a Mariano Rajoy, y el mismo día en el que el presidente del Ejecutivo español ha mostrado su confianza en que Catalunya seguirá en España, ha aprobado la creación del Consejo Asesor de la Transición Nacional.

Este consejo debe trazar la vía jurídica para poder celebrar la consulta independentista en 2014. Su principal objetivo es “analizar e identificar todas las alternativas jurídicas disponibles sobre el proceso de transición nacional”.

Mas pretende, tras constatar que el Gobierno central no permitirá esa consulta, encontrar un asidero legal, aprobado en el Parlament, que le permita esa consulta. El propio president ha admitido que ese referéndum podría no tener una vigencia jurídica, pero sería políticamente muy relevante. Sin embargo, esa no es la visión de Esquerra Republicana, que buscará que tenga una implicación jurídica.

Pacto con los grupos parlamentarios

El consejo estará formado por entre seis o doce vocales, que designará el propio Mas, además de un presidente, un vicepresidente y un secretario. La idea es que sean técnicos o expertos de diversas procedencias. Los trabajos que realicen no estarán remunerados. De forma paralela, el Govern de CiU tiene la intención de proponer a los grupos parlamentarios la constitución de un pacto nacional sobre “el derecho a decidir”. El nombre es importante, y se pretende con esa denominación atraer al PSC, que se considera vital para que el proyecto pueda salir adelante, pero, al mismo tiempo, se le deja en un segundo plano, como ocurrió con la votación de la resolución soberanista aprobada n el Parlament.

El propio conseller de Presidència, Francesc Homs, ha admitido que el objetivo es “tender la mano a los socialistas”. Todo este proceso provocará que el grupo parlamentario del PSC se vea en la tesitura de una nueva división. Y, de hecho, es lo que busca una buena parte de la dirección de CiU.

"Internacionalizar el conflicto"

El Govern busca, con este consejo, “internacionalizar el conflicto”, como aseguró el presidente de la Generalitat durante la campaña electoral del 25N. Ese lenguaje, nunca utilizado por CiU, y que recuerda a los dirigentes de la izquierda abertzale, hace referencia a la necesidad de que los principales países de la Unión Europea se impliquen en el proyecto soberanista.

Entre sus atribuciones está la de “impulsar la difusión del proceso de transición nacional entre la comunidad internacional”. También asesorará al Govern sobre las “estructuras estratégicas para el funcionamiento futuro del Gobierno”, en una clara referencia a la necesidad de construir estructuras de estado propio.

La decisión del Govern de la Generalitat, marcado muy de cerca por Esquerra Republica –la creación de este consejo fue una de las condiciones para la investidura de Artur Mas-- llega justo el día en el que Mariano Rajoy ha afirmado, en unas jornadas que ha organizado The Economist, que Catalunya se quedará en España. El conseller Francesc Homs no ha podido evitar la ocasión: “Si está tan seguro, que haga posible la consulta, porque en democracia las dudas se dilucidan votando”, ha sentenciado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad