Mas dio 40.000 euros al Centro de Estudios de Pujol cuando ya estaba cerrado

stop

Tras el escándalo de Andorra

El ex president de la Generalitat, Jordi Pujol, durante su comparecencia en el Parlament

en Barcelona, 05 de agosto de 2015 (19:41 CET)

Jordi Pujol confesó hace ahora un año que durante 30 años tuvo dinero en Andorra oculto del fisco. A partir de ese momento, su vida se desmoronó: tuvo que dar explicaciones ante el juez y el Parlament, acabó imputado junto a su esposa, Marta Ferrusola, y seis de sus siete hijos, perdió las prebendas que le daba la ley de ex presidentes: despacho de lujo, secretaria, asesores, coche oficial, chófer…

Y también se vio obligado a cerrar el Centre d'Estudis Jordi Pujol, una fundación que se dedicaba a hacer análisis políticos. El patronato de la entidad se reunió a principios de septiembre de 2014 y decidió por unanimidad cerrar "al constatar que en la situación oficial sería muy difícil desarrollar su tarea, así como solicitar y obtener mecenazgo privado, convenios con otras entidades e instituciones y donaciones de empresas y particulares".

Sin fondos privados, pero con acceso a los públicos

El patronato del Centre d'Estudis Jordi Pujol vio muy claro que no tendría acceso a fondos privados. Pero mantuvo los públicos. El Departament de Presidència de la Generalitat, que dirige Artur Mas directamente, otorgó una subvención de 40.000 euros a la Fundación de Jordi Pujol cuando ésta ya había cerrado.

La ayuda tenía como finalidad la realización de "actividades de fomento del conocimiento de la realidad catalana y europea", según se desprende de una resolución de 13 de abril de este año firmada por el secretario general de Presidència, Jordi Vilajoana, por la que se da publicidad a las subvenciones concedidas por la conselleria de Mas durante el segundo semestre de 2014, cuando Pujol ya había confesado y su fundación había dejado de operar.     

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad