Mas pide al Rey más sensibilidad hacia los catalanes

stop

Mas encabezó el homenaje al ex presidente de la Generalitat Francesc Macià

Artur Mas en el homenaje a Francesc Macià / EFE - Quique García

Barcelona, 26 de diciembre de 2015 (11:49 CET)

La mañana navideña se presentaba más suave comparada con el frío invernal de otros años, pero el clima político se sentía unos grados más cálido que lo habitual. Fue en la tradicional ofrenda floral al ex presidente de la Generalitat Francesc Macià, en el Castillo de Montjuic, donde Artur Mas criticó el discurso del rey Felipe VI.

El presidente en funciones del gobierno catalán dijo que comprendía que el monarca defienda la unidad de España, pero le gustaría "notar más sensibilidad hacia los derechos de los catalanes", que estos defienden "tozudamente en cada una de las elecciones", dijo.

El proclamador de la República Catalana

Mas encabezó el homenaje a Francesc Macià, quien fuera presidente de la Generalitat entre 1931 y 1933, en el 82 aniversario de su muerte. El 6 de octubre de 1931 Macià había anunciado el nacimiento de la "República Catalana como estado integrante de la Federación Ibérica", pero la proclamación duró tres días: el gobierno republicano canjeó las aspiraciones soberanistas por un nuevo estatuto.

Acompañado por la presidente del Parlamento catalán Carme Forcadell, y el diputado electo de ERC, Gabriel Rufián, Mas dijo que los catalanes "no tenemos fuerza para imponernos, pero tenemos fuerza para hacernos respetar. No puede ser que la mayoría utilice sus fuerzas para ahogar los anhelos de la minoría", ha agregado.

Sin mojarse por la asamblea de la CUP

Mas sí ha coincidido con el monarca en la necesidad de "un espíritu de diálogo", pero dijo que este punto es necesario "para ser escuchados y poder llegar a acuerdos". Pero el político catalán prefirió no opinar sobre la asamblea de la CUP de este domingo, que votará si apoya o no su investidura para un nuevo período al frente de la Generalitat. Como cada palabra y gesto cuenta –a favor y en contra-, Mas prefirió dar un paso al costado.

"La CUP tiene que hacer su propia reflexión y tomar su decisión sin interferencias, y menos mías. Lo mejor que yo puedo hacer es no hablar de este tema, porque lo que yo diga puede ser interpretado de manera sesgada", ha señalado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad