Mas quiere ya a Navarro a su lado

stop

DEBATE POLÍTICA GENERAL

24 de septiembre de 2013 (21:32 CET)

Los movimientos son evidentes. Y en todas direcciones. El President Artur Mas quiere ganar todo el tiempo necesario, mientras espera que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interprete bien la situación y busque una salida jurídica para celebrar una consulta en 2014. Y, para aparecer con la mayor fortaleza posible, Mas necesita al PSC, al margen de la debilidad actual de los socialistas.

El portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, un dirigente duro, del núcleo soberanista de Convergència, aseguró este martes públicamente que cuando se quiere facilitar el apoyo de una formación política, “se hace todo lo posible”, y que en el debate de política general que se inicia este miércoles en el Parlament CiU elaborará las resoluciones pertinentes para lograr que el PSC se sume al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir. Según Turull, "cuando se quiere que alguien no se sume, es fácil hacerlo, y al contrario, la negociación de las resoluciones sirve para eso".

Será el mismo día en el que Foment decida si también se suma al documento que se encargó al ex presidente del Parlament, Joan Rigol. Para Mas, contar con la patronal que preside Joaquim Gay de Montellà y el partido que dirige Pere Navarro es esencial, en su estrategia de negociar con el Gobierno central. Si tiene a colectivos, asociaciones y todos los partidos políticos, salvo el PP catalán y Ciutadans, su fuerza será mayor.

Rajoy estudia las cinco vías legales


Máxime cuando este martes, el senador de CiU, Josep Lluís Cleries, ha revelado, en una pregunta al ministro Cristóbal Montoro, que Rajoy ya le ha comunicado al President Mas que “estaba analizando las cinco vías legales” para poder celebrar la consulta. Esas cinco posibilidades las ofreció, precisamente, el propio Mas, tras un informe elaborado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional.

Los socialistas, sin embargo, no quieren decidir nada hasta el mismo pleno. Según fuentes de la dirección, el objetivo es que sea el propio Mas y la dirección de CiU los que demuestren que, “realmente”, quieren el concurso del PSC. Y eso pasa por defender que el derecho a decidir no es otra cosa que la expresión de que se desea convocar una consulta, y siempre dentro de la legalidad.

El plante inicial del PSC, puesto en valor

Si fuera así, y en ello está el propio Joan Rigol y el portavoz de CiU, Jordi Turull, el PSC se sumaría al acuerdo, y exhibiría el cambio de posición de la federación nacionalista, haciendo bueno el plante de los socialistas en la primera cumbre del pacto por el derecho a decidir.

Navarro aseguró, tras la presentación del primer borrador del documento que elaboró Rigol, que quería sustanciarlo en el Parlament. Y Mas se prestó a ello, al plantear la respuesta a la carta de Rajoy en el ámbito parlamentario, con todos los grupos políticos, aprovechando el pleno de política general.

A la espera de Rajoy y de....Duran

El debate que se inicia este miércoles estará centrado en esa cuestión, y en cómo se concreta la ley catalana de consultas, y el calendario para fijar la fecha y la pregunta de la consulta. Mas está dispuesto a llegar hasta el final, aunque de reojo, y tras la propia posición de Josep Antoni Duran Lleida, espera una reacción de Rajoy.

Pero gana tiempo. Un debate, acuerdos y resoluciones conjuntas, y con Navarro cogido del brazo. Mas sigue un guión, con mayor o menor fortuna, a la espera de que Rajoy o Duran ofrezcan esa tercera vía, denostada en los ámbitos independentistas, y en las propias filas de Convergència, y también en algunos sectores de Unió, porque Duran Lleida no representa ya a todo el partido democristiano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad