Mas reclama a Rajoy un referéndum acordado y que se olvide de los tribunales

stop

El President carga contra Esquerra por dejarle en minoría y se toma tiempo para hablar con todos, incluido el PSC

La primera comparecencia de Artur Mas tras el 9N | EP

11 de noviembre de 2014 (15:24 CET)

Artur Mas se siente fuerte. El 9N le ha salido bien, con su desobediencia al Gobierno. Por ello, Mas ha querido este martes dejar claro que no entiende por qué está en minoría, en una clara advertencia a Esquerra Republicana, reclamando que se deben "aprobar los presupuestos".

El mensaje le ha servido a Mas para tomarse una cierta calma. Y ha anunciado que pedirá al presidente Mariano Rajoy "un referéndum legal y acordado, a la canadiense o como en el Quebec".

Mas quiere insisitir en ello, antes de analizar si debe o no convocar elecciones. Le pedirá también a Rajoy que negocie sobre los 23 puntos que le envió por carta, que se relacionan con inversiones y cambios legislativos.

Consultas con los partidos catalanes

En paralelo, Mas abrirá consultas con todos los partidos pro consulta, "pero también con el PSC" para buscar puntos comunes y ver si se puede o no convocar elecciones "y para qué".

Mas, por tanto, ha reclamado que no se hable de elecciones como un objetivo en sí mismo, y que si se convocan es "porque se entiende que pueden ser un instrumento para poder ser la consulta definitiva que el 9N no ha podido ser". El President ha centrado su intervención, en el Palau de la Generalitat, en esa cuestión. Personalmente no tiene un deseo especial de adelantar las elecciones. Pero, además, considera que no tendrían ningún sentido si no se acuerda antes que pasos se adoptarán con un nuevo Parlament.

Mas insiste en que se debe agotar antes todas las posibilidades de un acuerdo con el Gobierno español, y que de nada serviriá declar la independencia si, al día siguiente, no hay nada preparado para subsitir como un estado propio.  

Elecciones sólo con lista conjunta

Por tanto, Mas no quiere elecciones si no logra una lista conjunta, que Esquerra rechaza. Esa será la lucha a partir de ahora. Mas está dispuesto a seguir gobernando si eso no se produce. Y ha reiterado, en un claro mensaje a Oriol Junqueras, que "no se entiende que este Govern esté en minoría después de los riesgos asumidos para lograr que se votara el 9N".

Mas ha considerado que "en Madrid hay un gran desconcierto, y que no pueden decir que no estuvieran advertidos". La idea del President es que el Gobierno español no se tomó en serio el proceso soberanista, y ahora ha visto como, "en condiciones muy precarias", se ha celebrado un "proceso participativo" con 2.300.000 personas. 

"Muy tranquilo", ante la querella

Mas también se ha referido a la posibilidad de que la Fiscalía se querelle contra él. "Debería ser la hora de la alta política, y no la hora de la Fiscalía", ha asegurado, criticando a Alicia Sánchez-Camacho por dar por hecho esa querella, al dar a entender que el PP dirige la Fiscalía.

"Estoy muy tranquilo", ha asegurado Mas en relación a esa iniciativa judicial.




Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad