Mas se juega su futuro en el Parlament tras la detención de su tesorero

stop

La resaca electoral

Un Guardia Civil durante el registro a la sede de CDC / EFE

en Barcelona, 22 de octubre de 2015 (20:50 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, comparecerá este viernes en el Parlament a petición propia para dar explicaciones sobre el llamado caso del 3%. Mas solicitó presentarse ante la Cámara después de que el miércoles la Guardia Civil registrase la sede de su partido, CDC, por orden de un juez del Vendrell en el marco de la operación Petrum de supuesto cobro de comisiones por la adjudicación de obra pública.

Las explicaciones de Mas llegan un día después de que el citado juez haya decretado el ingreso en prisión sin fianza para el tesorero de CDC, Andreu Viloca, tal y como había solicitado la Fiscalía Anticorrupción. El Ministerio Fiscal ha pedido también la prisión incondicional para el director general de Infraestructures.cat, Josep Antoni Rosell. Esta empresa pública, antigua Gisa, se encarga de gestionar la concesión de obra pública de la Generalitat.

Siete empresarios detenidos

En total, ya son once las personas detenidas en el marco de esta operación, que empezó a instruir el juez de El Vendrell como consecuencia de la denuncia de una concejal de ERC en la ciudad, quien observó irregularidades en la adjudicación a Teyco, la empresa de la familia Sumarroca, de las obras de un párking en esta localidad. Entre los detenidos hay siete empresarios.

El último en pasar a manos de la Justicia ha sido Jordi Duran a quien la Guardia Civil detuvo el jueves en el aeropuerto de Madrid cuando volvía de un viaje a Cuba. Duran es directivo de Urbaser, una empresa de servicios medioambientales filial de la constructora ACS que preside Florentino Pérez.

Una "caza" orquestada desde el Estado

La Guardia Civil también detuvo a dos trabajadores de CDC, que pasaron la noche del miércoles al jueves en las dependencias policiales y que ya han sido puestos en libertad. Con estas decisiones, el juez ha tratado de evitar que los empleados del partido de Mas destruyan documentos para entorpecer las investigaciones.

Mas ya habló de este asunto el miércoles, tras firmar el decreto para la puesta en marcha del nuevo Parlament. El president atribuyó las pesquisas judiciales a una "caza" orquestada desde el Estado para evitar un pacto entre Junts pel sí y la CUP que permita constituir un nuevo govern que ponga en marcha el proceso de secesión.    

Cada vez más alejado de las CUP    

Por eso, el presidente catalán en funciones pidió a las CUP que se "abstraigan" de la operación Petrum y no tengan en cuenta las investigaciones de cara a la negociación gubernamental. Es previsible que Mas insista hoy en esa idea, pero también es cierto que el president en funciones está cada vez más alejado de la CUP, que lo vincula con los recortes y la corrupción y que ya ha dicho con todas las letras que no lo investirá de nuevo como máximo mandatario de la Generalitat.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad